uefa
A pesar de que el resultado fue favorable al Legia 6-1, la sanción se cobró igual y los fanáticos se manifestaron desplegando un enorme lienzo que reza: “El fútbol no importa. El dinero sí”

El Legia alineó en el partido de vuelta jugado el pasado miércoles a Bartosz Bereszynski, quien había sido expulsado en el partido de la eliminatoria anterior y debía cumplir un encuentro de sanción.

Su equipo estuvo a punto de ingresar a la fase de grupos de la Liga de Campeones por tercera vez en toda su historia de más de cien años. Cuando quedaban cuatro minutos para el final del segundo partido, el técnico ordenó el ingreso del defensor Bartosz Bereszynski, olvidando que éste había sido suspendido partidos atrás por una expulsión. La UEFA tomó nota del asunto y no tuvo piedad, sepultando el sueño de los polacos.

Ni las apelaciones del equipo lograron revertir la decisión, y los hinchas estiman una falta de criterio debido a que formalmente, fue un problema de malentendido burocrático.