deuda educativaLa Coordinadora Deuda Educativa asocia a los profesionales deudores de la educación chilena, provenientes de diversas instituciones públicas y privadas. Desde hace un tiempo, se han organizado para emplazar a las autoridades respecto a la compleja situación que enfrentan muchos de ellos, expuestos incluso a los embargos.

Tras la llegada de Bachelet al poder, los endeudados acusan nula respuesta de parte de las autoridades del Ministerio de Educación y declaran el mes de septiembre 2014 como el inicio de un proceso de “liberación de la deuda estudiantil”. Además, llamaron a los profesionales que “para acceder a la educación superior se vieron obligados a endeudarse con la banca o el Estado” a organizarse.

“Nuestro primer gran objetivo es la condonación inmediata del interés de los créditos estudiantiles, entendido como el lucro más evidente y descarado con el cual los bancos se han enriquecido avalados por políticas públicas perjudiciales al intereses colectivo del pueblo chileno, de este modo toda familia que ya ha pagado el valor real de su carrera deberá dejar de pagar inmediatamente las cuotas por sobre este valor”, argumentaron.

No obstante, recalcaron que lo anterior es a excepción de las familias de estudiantes de Criminalística de la UTEM y las carreras de la Universidad del Mar, a quienes se les deberá condonar el total de la deuda.

“Desde ya anunciamos que el primer jueves de cada mes nos juntaremos fuera de un banco, en la mayor cantidad de ciudades de Chile para realizar funas a estas entidades que lucran con el derecho social a la educación”, señalaron.

Deuda Educativa exigió, a la vez, la devolución del dinero por concepto de interés “robado” a las familias de Chile y la detención de los embargos y remates de bienes que se desarrollando desde los bancos en contra de los estudiantes endeudados.