helechos-optSabido es que Chile se caracteriza por tener una gran variedad de ecosistemas, desde desiertos extremadamente áridos hasta los bosques templados más lluviosos. Aun así, nuestro país exhibe una baja riqueza de especies, alcanzando poco más de 30.000 especies nativas descritas, las que corresponden aproximadamente al 1,5% de las cerca de un millón setecientos mil especies conocidas en el mundo hasta hoy.

Se estima que  cada un millón de especies, entre cien y mil están desapareciendo año a año en el mundo. La destrucción y modificación del hábitat producida por la intervención humana directamente a través de la agricultura, deforestación y construcción de infraestructura, la introducción de especies exóticas invasoras, la sobre explotación de especies y los efectos del Cambio Climático son las principales causas que explican los niveles de extinción de especies actuales.

Lamentablemente Chile no está ajeno a esta realidad. La décima versión del Proceso de Clasificación de Especies -realizado desde 2007 por el Ministerio de Medio Ambiente, para unificar en una lista el estado de conservación de las especies nativas-, agregó 103 nuevas taxas (45 de flora y 58 de fauna) a las 718 ya clasificadas. Veinte de ellas pertenecen a ecosistemas acuáticos con algún grado de amenaza, desde vulnerables a en peligro crítico.

pancoraSegún informa La Tercera, la clasificación incluyó el análisis de 18 pancoras o cangrejos de agua dulce, de los que 11 están amenazados; ocho en peligro de extinción. “Las pancoras prefieren ríos de aguas libres o limpias de contaminantes; el que varias especies hayan quedado amenazadas guarda relación con que, en general, los ambientes acuáticos en Chile, humedales, ríos, lagos, esteros y vegas, están bastante estresados, por distintos tipos de actividades humanas y por contaminación”, señaló Charif Tala, jefe de Gestión de Especies en el Ministerio del Medio Ambiente.

“Los peces de aguas continentales, los nativos de lagos, ríos, salares, casi el 90% está amenazado. En los anfibios pasa lo mismo”, agregó.

En su vulnerabilidad también influye la presencia de especies exóticas invasoras, como trucha y salmones. Tala explicó que “las truchas son negativas para anfibios, peces nativos y crustáceos, porque se los comen”.

Trece especies ingresaron a la clasificación en peligro crítico, entre ellas tres pancoras, dos caracoles, como el Biomphalaria costata, la lagartija de Lolol (Liolaemus confusus), el lagarto negro (Liolaemus curis) y siete plantas herbáceas, la mayoría helechos de Juan Fernández, amenazados por invasores exóticos, como la zarzamora y las cabras.

De acuerdo a la publicación, otras 25 especies están en peligro, como la chinchilla costina (Chinchilla lanigera) y la lagartija de Fabián (Liolaemus fabiani); 23 especies vulnerables. Además de ocho que quedaron casi amenazadas, 21 en preocupación menor y 13 con datos insuficientes.