Jorge-ArrateUna “alianza público-privada” es positiva, pero no es suficiente, dijo el presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio, Andrés Santa Cruz, a la salida de una entrevista con el Ministro de Hacienda.

Santa Cruz considera que no basta la disposición del gobierno, posiblemente inspirada en la “visión de estadista” de Ricardo Lagos, de impulsar una agenda que enfrente la desaceleración económica mediante una alianza entre las autoridades y la élite dirigente del sector privado.

Cito textual: “Lo que pedimos al gobierno y a todos los actores es eliminar la incertidumbre que vemos cuando se mantiene el cuestionamiento al sector privado (…), cuando vemos muchas declaraciones de personeros de la Nueva Mayoría cuestionando y denostando al sector privado. Sin duda eso nos produce incertidumbre, eso genera desconfianza…”

La lectura atenta de las afirmaciones del presidente de la CPC permite desglosar los elementos del primer Edicto (por no decir Bando…) de la “dictadura del empresariado” que Santa Cruz desearía:

1. Se prohíbe cualquier declaración que apunte a denostar al sector privado.

2. Se prohíbe poner en duda que el sector privado es el principal motor del desarrollo.

3. Se prohíbe cuestionar que el crecimiento debe ser el principal foco de acción de la alianza público-privada.

4. Se prohíbe mantener abiertos cambios en materia constitucional.

5. Se prohíbe que algunos políticos sostengan posturas refundacionales.

6. Se prohíben las declaraciones referidas al mercado del agua.

7. “Etcétera”.

Lo más preocupante es el “etcétera” con que termina Santa Cruz su admonición. ¡Porque una expresión como “etcétera” produce incertidumbre y desconfianza en los simples ciudadanos. ¿Qué será el “etcétera”? Hay que excluir toda posibilidad que se refiera a la gran minería privada porque el gobierno no piensa tocarla, o al sistema de AFP, que se busca consolidar, o a las ISAPRES, cuyo cuestionamiento ha sido descartado por las autoridades. Entonces, ¿qué será, qué será el “etcétera”?

Una sospecha fundada es que significa que el próximo Edicto de la dictadura del empresariado prohibirá cualquier reforma laboral y toda referencia a la situación del pueblo mapuche.

A lo menos.

Etcétera.