trees-forest

¿Te sorprendería saber que, al igual que los animales, los árboles se comunican entre sí y transmiten su legado a la próxima generación?

En este fascinante video, la profesora Suzanne Simard, University of British Columbia’s (UBC), explica cómo los árboles son mucho más complejos de lo que la mayoría de nosotros jamás imaginamos.

Aunque Charles Darwin asumió que los árboles son simplemente organismos individuales que compiten por la supervivencia del más apto, Simard demuestra lo equivocado que estaba Charles. De hecho, lo contrario es cierto: los árboles sobreviven gracias a la cooperación y el apoyo mutuo, transfiriendo los nutrientes esenciales “, dependiendo de quién los necesita.”

El nitrógeno y el carbono son compartidos a través de kilómetros de redes de raíces y hongos subterráneos, asegurando que todos los árboles del ecosistema boscoso den y reciban la cantidad justa para mantener a todos sus integrantes sanos. Esta red invisible funciona de una manera muy similar a las redes de neuronas en nuestro cerebro, la destrucción de un árbol tiene consecuencias para todo el ecosistema.

Simard habla de “árboles madre” refiriéndose por lo general a los más grandes y antiguos organismos de los cuales todos los otros árboles dependen. Explica cómo los árboles que mueren pasan su “legado” a la próxima generación, arrastrando minerales importantes para los árboles jóvenes para que puedan continuar creciendo. Cuando los seres humanos talan “árboles madre”, estamos reduciendo las posibilidades de supervivencia de todo el bosque.

Simard afirma con tristeza “No tenemos ninguna conciencia de la complejidad con la que funcionan y se interrelacionan los bosques. “Arboles viejos y moribundos transfieren y mueven una gran cantidad de recursos hacia los árboles jóvenes antes de morir, pero lamentablemente nunca les damos esa oportunidad.” Si pudiéramos integrar este conocimiento a las industrias forestales, podríamos hacer una gran diferencia en los esfuerzos de conservación para el futuro.