Durante nueve años de investigación, 634 parejas fueron analizadas por Philip H. Smith y Kenneth Leonard, del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Yale y el Instituto de Investigación de Adicciones de la Universidad Buffalo.

Los investigadores observaron el comportamiento sobre el uso de drogas y alcohol y su relación con situaciones violentas en las parejas. Al respecto, el estudio reveló que el consumo de marihuana disminuye la violencia que puede presentarse en las relaciones amorosas.

La información publicada en la revista Psychology of Addictive Behaviors evidenció que las parejas que consumen marihuana dos o tres veces por semana, muestran tasas más bajas de problemas.

Las parejas fueron sometidas a diversos cuestionaron que revelaron una correlación entre el uso de cannabis y la ausencia de situaciones de violencia en la pareja. De hecho, según el informe, aunque solo fuera el hombre quien consume marihuana, los episodios violentos eran menos frecuentes.

Los investigadores señalaron que “las parejas que fuman marihuana juntos, comparten los mismos valores y círculos sociales”. Por ello, la afinidad es la responsable de que “se reduzca la probabilidad de conflictos domésticos”. Sin embargo, los especialistas descartaron que el consumo de cannabis haga menos propensas a las parejas a separarse.

En estudios previos se ha comprobado científicamente que el uso de la planta puede ayudar a apaciguar o relajar a pacientes con trastornos mentales.En tanto, pese a que el autocultivo de cannabis se encuentra prohibido en Chile, el Informe Mundial sobre las Drogas elaborado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Undoc) estableció que Chile es el tercer país de Sudamérica en consumo de marihuana.