Victor Gómez es un conocido periodista deportivo y saltó a la fama tras decir que “Vamos a esperar que se disipe un poco el olor a azufre aquí en el estudio”. El comentario lo realizó al aire, después de que salió del set televisivo de Chilevisión, Juan González, presidente de la Corporación 11 de Septiembre, quien minutos antes estuvo como entrevistado a raíz de un homenaje al dictador Augusto Pinochet.

El periodista, reconocido por sevictor chvr frontal y amante del fútbol, dejó el deporte a un lado y se refirió a la situación actual de los trabajadores de Chilevisión que iniciaron una huelga por reajuste de salarios. A pesar de que recién hace dos meses Gómez dejó de ser funcionario del canal tras once años, conoce a fondo las prácticas. El periodista denunció las malas decisiones ejecutivas desde la época en que Sebastián Piñera era dueño, la falta de derechos de los trabajadores y la censura “cómplice” de los equipos editoriales. Para Victor Gómez, Chilevisión “aún huele a azufre”.

¿Cómo explicas que nuevamente lo trabajadores de Chilevisión retomen huelga por reajuste de salarios?

La razón porque una empresa de estas características entra en conflicto con sus trabajadores, es que hay una forma de administrar el canal que no entiende que es una empresa distinta, del rubro de las comunicaciones. Hay una mala administración, que apostó por desarrollar un proyecto grandilocuente y sobredimensionado, como el de Machasa (ciudad televisiva) que puso sus recursos, su planificación en esa dirección y ha hecho agua en todos los sentidos. Se han puesto muchos recursos del canal que deberían estar destinados para los trabajadores.

Nadie paga por la responsabilidad de esas malas decisiones. Jaime de Aguirre, el director ejecutivo, es un tipo muy prepotente, muy de saberlas todas, que finalmente no ha pagado el costo de las malas decisiones. No hay ajustes de los sueldos respecto al mercado hacia los trabajadores, hay diferenciación de plantas, que es una forma que el canal usa hace más de diez años. Hay una planta A, una B y C, todos hacen el mismo trabajo pero todos tienen sueldos distintos, derechos distintos y contratos distintos.

No saben explicar que esos cuatro “hampones” del caso Cascadas, Ponce Lerou, Leonidas Vial y otros, se robaron los fondos de pensiones de los trabajadores. No se atreven, se autocensuran y finalmente….existe una cultura de complicidad.

Por otro lado, introdujeron hace un tiempo el mecanismo donde contratan a los más jóvenes sobre todo, con empresas que están ligadas al canal pero son empresas distintas, externas, con un nombre distinto, con un rol distinto, con una supuesta contratación distinta en circunstancias que es el mismo canal el dueño de esas empresas. En otras palabras aplican la misma lógica que se aplica en el cobre, en el retail, en los supermercados. Subcontrata a los muchachos más jóvenes a valores bajo el precio de mercado en salario, sin los derechos que le corresponden y con contratacióan a honorarios. Ellos tienen aún peores derechos que la planta C, B y A.

La empresa como tal, los últimos seis años ha tomado decisiones, de carácter estratégico, de muy malos resultados.

¿Cómo se relaciona este cambio de gestión, con el cambio de propietarios del canal?

Es que los nuevos dueños, Time Warner, no han tomado cartas en el asunto, ante una tan mala administración y ante un resultado tan desastroso a propósito de lo de Machasa, todavía no han pagado el costo, los únicos que han pagado las malas decisiones han sido los trabajadores de Chilevisión. Hay un estancamiento de salarios, es el peor canal en término de paga salarial promedio y en respetar derechos de los trabajadores.

Publicaste en tus redes sociales y calificaste de “rompe huelgas” a tres editores…

Pablo Vásquez, Pablo Badilla y Fernando Figueroa: ellos son los primeros en leer todas las redes sociales, en sancionar y castigar a quienes escriban cualquier cosa que sea crítica de CHV.

¿De qué manera castigan?

Marginan a los periodistas de una serie de coberturas, los destinan a los turnos más malos y lo peor es que los llaman a las oficinas para decirles que no escriban en las redes sociales. Un periodista perdiendo su libertad de expresión. En Chilevisión eso se da y esos rompe huelgas son los mismos censores, los personajes se repiten.

¿Cómo ves tú la situación ante la censura o autencensura en prensa?

Es un canal que vende la imagen de ser un canal distinto, con una mirada más abierta, más ciudadana, más progresista, pero que a la postre no se grafica en libertad de contenido, que están directamente relacionados con lo que traiga Las Últimas Noticias en portada. Hay una sobre-explotación del aspecto policial y no hay ninguna discusión interna que permita poner temas relevantes sobre la mesa.

Me explico, la reforma educacional solamente enfocada desde la perspectiva desde los incidentes después de una manifestación, la reforma tributaria, que es el gran tema país, está en prensa totalmente menoscabada y hay notas informativas que son realmente lamentables, que no tienen ningún contenido que pueda hacer entender a las audiencias de qué se está hablando. Limitan estas temáticas país supuestamente a dos aspectos, en primer lugar, a tratarlos en profundidad en un programa de reportajes, lo que es una falacia y por otro lado a un programa de opinión que tiene cero empatía con las audiencias, que es Tolerancia Cero, es un programa que no pertenece a Prensa y está ligado a la elite política, nada más.

Además disfrazan el llamado “periodismo ciudadano” con una cuestión que es una caricatura, que es el Caza Noticias. Porque la gente envía videos y supuestamente con eso se cumple un rol de darle voz a la ciudadanía. Eso es un invento, una falacia, lo único que se persigue es el rating inmediato.

¿Qué te parece peor, los bajos sueldos, las largas jornadas laborales o la falta de discusión editorial?

Yo creo que lo que padece Chilevisión es lo que padecen la industrias de las comunicaciones en general, no es la excepción. La baja de salarios y la pobreza de debate es una cuestión instalada en todos los medios de comunicación. Chile instaló una forma de entender los medios heredado de una cultura autoritaria: una prensa que no va, en ninguno de los casos, a abordar temas que pudieran poner en cuestionamiento a la élites.

Un solo ejemplo. Acaban de poner las multas por el caso Cascadas y si revisas lo que sucedió en la prensa escrita, la TV y en algunos medios radiales, hay desconocimiento del tema. No hay un ojo crítico y menos una traducción a la ciudadanía.

Nadie se dio el empeño en traducirle a las audiencias masivas, muy pocos dijeron que quienes se apropiaron de los dineros en el caso Cascadas, afectaron los fondos que se reúnen de los trabajadores en la AFP. No saben explicar que esos cuatro “hampones” del caso Cascadas, Ponce Lerou, Leonidas Vial y otros, se robaron los fondos de pensiones de los trabajadores. No se atreven, se autocensuran y finalmente….existe una cultura de complicidad.

Los bajos salarios, la mala paga pero también la ausencia de un debate profundo de los contenidos de pauta no es una singularidad de Chilevisión, a lo mejor en CHV es peor porque existe una cultura autoritaria. Toda la plana editorial ahí se creó en dictadura, que entiende todo de forma muy autoritaria.

¿Chilevisión sigue oliendo a Azufre?

Yo creo que lo que pasa en Chilevisión es que no se han puesto en sintonía con el país, que hoy día demanda abordar otras temáticas, donde todas las personas tengamos voces y no exista censura. En ese sentido huele el azufre.