metro llenoSumado al alza del Transantiago, los usuarios abren el debate por las condiciones en que día a día deben viajar. Cada vez son más comunes las crisis de pánico, mareos, y falta de oxígeno para quienes se transportan en hora “peak”. Síntomas que a la larga, pueden derivar en enfermedades crónicas.

Erick Campos, presidente del Sindicato de Trabajadores de Metro, comentó a El Desconcierto que “un servicio tan exigido como el Metro de Santiago ocasiona cuadros en los usuarios, dada la alta densidad de pasajeros en hora punta al interior de los trenes y la falta de oxígeno en las líneas subterráneas. Eso da lugar a cuadros de lipotimia, de estrés, de pánico”,

“Como sociedad nos toca ver que el Metro hoy día se hace cargo del transporte urbano y que no da abasto, porque estamos sometiendo a un alto porcentaje de nuestra población a un estrés innecesario”, agregó la Dr.Iskia Síches, presidenta del Colegio Médico Regional Santiago.

La doctora advirtió que “todo lo que tiene que ver con las crisis de pánico, el estrés laboral y la sobrecarga de trabajo puede devenir en un infarto. Esto no sólo se debe solucionar con fármacos, si no que debemos mejorar las condiciones ambientales que generan esos síntomas y ahí tenemos a gente que tiene contraindicado subirse al Metro. Eso limita la vida de las personas”.

Así como esa sobrecarga de personas genera esos síntomas o enfermedades en los usuarios, “también los trabajadores a partir del Transiantiago, han reportado mayores cuadros de estrés”, explicó el dirigente del transporte público. Sobre esto, la Dr. Siches dijo que ante las actuales condiciones, el Transantiago “hoy entrega una mala calidad de vida y que eso tiene un impacto en muchas enfermedades”.

Ante las últimas manifestaciones de los usuario, Erick Campos hizo también un llamado a los usuarios a entender que las alzas no son culpa de los trabajadores, y comentó que muchos funcionarios han sido agredidos por las demostraciones de descontento.

En su visión, el problema tiene que ver con el derecho a la movilidad, “el derecho al transporte público de calidad y estatal” y enfatiza en que “hay que lograr una alianza entre usuarios y trabajadores por el derecho al transporte público, y en ese marco discutir quién es el dueño del transporte público, cuales son las tarifas, porque el sistema es mucho más complejo que las alzas”.