bolivianosUna de las claves que ha ejercido el gobierno de Evo Morales, es la inclusión de la población indígena, en su identidad y cultura, al modelo político, social y económico enmarcados en el Estado plurinacional. En el año 2006, Bolivia dejó de importar programas de desarrollo; “Antes importábamos programas sociales. Ahora vienen a preguntarme algunos técnicos de ministerios de Centroamérica cómo aplicar los proyectos (…)preguntan si se pueden replicar esos programas en sus países y, luego, se los llevan”, resaltó Morales.

La tasa de crecimiento promedió un 4,8 por ciento en los últimos diez años. Se han alcanzado importantes superávits en cuenta corriente desde 2003 y el balance fiscal pasó a ser positivo desde 2006. Esto gracias al alto precio de los productos exportados desde el país altiplanico. Además, se alivió la deuda externa, así la deuda pública disminuyó del 94% del PIB en 2003, a menos del 40% en 2013.

El buen contexto económico permitió que la pobreza moderada se reduzca del 63 por ciento en 2002 al 45 por ciento en 2011, mientras que el índice de Gini (medida de la desigualdad ) cayó de 0.60 a 0.46 en el mismo periodo.Sin embargo, la pobreza moderada aún afecta al 26% de la población y la desigualdad de ingresos sigue siendo elevada.

El gobierno boliviano da cuenta de que la pobreza no debe ser entendida solamente bajo los lineamientos de ingreso per capita, necesidades básicas insatisfechas o línea de pobreza, sino como un concepto global que involucra variedad de elementos y que afectan a la población en general.