hospital de cañetePese a que el Hospital Intercultural de Cañete declara estar preparado para atender con respeto a los miembros del pueblo mapuche, la denuncia de la comunidad José María Calbul habla de un escenario distinto.

La denuncia, esta vez, tiene relación con el machi Álvaro Huenchunao, quien fue llevado por Carabineros hasta el hospital, en el marco de su arresto por causas vinculadas a la recuperación de tierras. “En el proceso entró en trance, lo que lo dejó muy vulnerable, y mientras carabineros y una doctora se burlaban: “está haciendo show” y otras cosas de ese tipo, típicas de gente racista o que se puede burlar del machi cuando él está vulnerable, esposado y llevado por los pacos”, explicó el ex jesuita y activista Luis García-Huidobro.

Tras lo ocurrido, representantes de 10 comunidades llegaron a protestar al recinto hospitalario y la doctora se comprometió a pedir su traslado. Sin embargo, según señalan los miembros de la comunidad, hoy el Hospital de Cañete y el Servicio de Salud de Arauco minimizan el asunto y argumentan que es difícil conseguir médicos que vayan a trabajar a la zona.

“Yo lo veo desde la perspectiva de cristiano, que estoy seguro de que si el afectado hubiera sido un cura en vez de un machi (por ejemplo, que el cura se hubiera puesto a rezar y la doctora se hubiera burlado), la iglesia católica habría golpeado la mesa y la doctora habría tenido que renunciar. La doctora ni siquiera pidió disculpas al machi”, argumenta García Huidobro.

“Entendemos que la actitud racista de la doctora Camila Ortiz, en conjunto con Carabineros de Chile, no es solamente por un tema de ignorancia, sino que a través de sus burlas ella expresó su postura política frente a los procesos de recuperación de nuestro territorio”.

La comunidad, en tanto, publicó un comunicado donde reiteran su apoyo incondicional al machi y declaran que “entendemos que la actitud racista de la doctora Camila Ortiz, en conjunto con Carabineros de Chile, no es solamente por un tema de ignorancia, sino que a través de sus burlas ella expresó su postura política frente a los procesos de recuperación de nuestro territorio, utilizando su autoridad de médico, y aprovechando que nuestro machi era custodiado por carabineros, para humillar y burlarse de la digna lucha de nuestro Pueblo”.

Los miembros de José María Calbul exigieron que la doctora cumpla su palabra y rechazaron las declaraciones de respaldo de la dirección del hospital y el Servicio de Salud de Arauco.

“Las autoridades wingka intentan centrar la noticia en una supuesta protesta violenta de nuestra parte dentro del hospital, desvirtuando que hubo un evidente atropello por parte de la doctora al burlarse del machi durante su período de trance. Si para los médicos es normal ningunear a sus pacientes, deben saber que es algo que no vamos a permitir”, declararon.

Según aseguran, el caso de burlas en contra del machi Huenchunao no es un caso aislado de malos tratos al interior del hospital. Por ello, recordaron a las autoridades del Ministerio de salud que el recinto está emplazado en territorio ancestral mapuche y pidieron más cuidado a la hora de seleccionar al personal médico.