Guantánamo1El dilatado cierre del penal de Guantánamo sigue generando dolores de cabeza a Estados Unidos. En el proceso de cierre de la polémica cárcel ubicada en territorio cubano, la nación norteamericana ha solicitado a varios países acoger a algunos de los 79 presos que se mantienen privados de libertad, pero que están en condiciones de ser liberados, pues no se les ha podido juzgar por ningún delito o crimen.

Según informó este lunes La Tercera, desde el año 2010, EE.UU ha enviado cuatro solicitudes desde 2010 para que Chile acoja a un número reducido de presos, inicialmente en el caso de dos ciudadano chinos que habrían sido encerrados tras enfrentarse al gobierno asiático.

La petición no fe acogida, al igual que en 2012, cuando las conversaciones se reanudaron sin llegar a buen puerto. Al año siguiente, ya la tercera solicitud se realizó en términos formales. “A diferencia de las otras peticiones, esta se efectuó con un tono más formal y con reuniones de por medio”, informó el matutino.

La solicitud fue nuevamente rechazada nuevamente por la administración de Sebastián Piñera, “por no querer hacerse cargo de recibir a detenidos provenientes de Guantánamo ante un eventual cambio de Gobierno”.

La actual administración, encabezada por Michelle Bachelet, se encuentra analizando la cuarta solicitud, que consta en recibir a cuatro de los 79 prisioneros que restan por liberar. Sin embargo, el canciller Heraldo Muñoz ha indicado que “Guantánamo no está dentro de las acciones prioritarias del Gobierno”, según consigna Cooperativa.cl.

Por su parte, el ex Canciller y actual Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, hizo la solicitud formal  los países de la región para que acojan en sus territorios a los presos que están en condiciones de ser liberados.

Solicito respetuosamente a los países que puedan hacerlo, de manera consistente con sus políticas nacionales y su legalidad interna, considerar favorablemente esta situación, para recibir a personas actualmente recluidas en Guantánamo, con el fin de permitirles retomar sus vidas después de su prolongada detención”, afirmó el ‘panzer’ en un comunicado.

Desde 2009, 18 países de todo el mundo han acogido a un total de 48 detenidos, reduciendo la lista a 149.

“Una respuesta favorable para recibir a un número reducido de ellos, que no presenten riesgo para su seguridad, contribuiría a reducir sustantivamente este grave caso humanitario en territorio de las Américas”, argumentó Insuza, y agregó que “se trata de personas que no han sido juzgadas, ni lo serán, por crimen alguno y las exhaustivas evaluaciones a que han sido sometidas por parte de las autoridades de Estados Unidos han determinado que no presentan riesgos graves para la seguridad de este país, ni de aquel que los acoja”, explicó Insulza.