desfiledemodaDurante los últimos años, el feminismo, como visión política, ha tomado fuerza en diversos puntos del mundo, a través de la presentación de numerosas demandas a favor de los derechos de las mujeres. En Chile, el movimiento feminista, por ejemplo, ha abogado por la despenalización del aborto y el fin del sexismo en la educación, tomando fuerza en la movilización social.

Sin embargo, la atención mediática mundial no se fijó en el tema hasta hace pocos días, cuando la actriz británica Emma Watson –también embajadora de buena voluntad de la ONU- pronunció un discurso reivindicando el ser feminista en la actualidad.

La aparición de la famosa actriz y su mensaje lograron captar el interés del mercado y con ello, de la industria de la moda. Por ello, el reconocido diseñador Karl Lagerfeld presentó recientemente su colección primavera 2015, durante la semana de la moda en París, con un cierre de desfile muy particular.desfile

Lagerfel convirtió el Boulevard Chanel en el Gran Palais, ambientando el desfile en una calle parisina al aire libre, hasta con charcos en el suelo. La situación: una protesta de mujeres feministas, exhibiendo la nueva colección de Chanel junto con unas pancartas. 

“Mujeres primero”, “Libertad” y otras consignas vacías fueron exhibidas en un desfile de moda con la idea de sintonizar con el movimiento feminista, pero contradiciéndolo y ridiculizándolo ante la mirada de muchas mujeres.

“Haz la moda, no la guerra” y “Sé tu propia estilista” rezaban las pancartas, casi jugando con una disputa histórica de género librada en todo el mundo. “Aquí no se trata de que alguien les diga lo que se tienen que poner, no tienen porqué hacerlo. Háganlo ustedes mismas. Vístanse ustedes mismas”, argumentó el diseñador, como si de un mensaje de liberación se tratara. El mercado y sus maniobras.