Comer en Donde Augusto, comprar pescado, pasar y sacar fotos. Cruzar la calle rumbo a la Estación Mapocho, pasar por fuera antes o después de La Piojera. Rodearlo para comprar frutas, verduras o abarrotes. Partir o empezar por ahí el recorrido por el Parque Forestal. Pasar en bicicleta y dejarse mojar por la pila que está fuera. Bajar o entrar al Metro Cal y Canto. Entrar al centro. Salir del centro.

El Mercado Central de Santiago está en el lugar donde se cruzan varias líneas invisibles. Se encuentra en el llamado centro histórico, se comenzó a construir en 1869 y fue inaugurado el 23 de agosto de 1872, hace 142 años. Su presencia fue pionera respecto a la Estación Mapocho, el Parque Forestal y el Museo de Bellas Artes, obras que hoy completan el patrimonio urbanístico del sector y que nacieron con motivo del primer centenario dela República.

Fue declarado monumento histórico en 1984, pero todo en su vida cotidiana lo aleja de aquellas solemnidades. La comida, los olores, las texturas y colores, pero más que todo eso, la vida de una ciudad efervescente con los puestos dentro y alrededor del local, conforman el patrimonio inmemorial del sector.

En 2012, la revista National Geographic Traveller lo destacó como el quinto lugar entre los diez mejores mercados del mundo, junto a los de Toronto, Nueva York, Santa Lucia y Belém (Brasil), por la variedad y calidad de sus productos y habilidad de sus locatarios.

[rev_slider mercado]