Coyhaique bolsasYa es oficial. A partir de ayer, la capital regional de Aysén prohibió el uso de bolsas plásticas, y se suma una lista de localidades que también han avanzado en el tema. Todo comenzó el año 2011, cuando representantes del comercio y autoridades firmaron un acuerdo para erradicar las bolsas plásticas en la ciudad. Pero, las gestiones ciudadanas se iniciaron un año antes, recolectando firmas para la creación de un parque público en el sector alto de la ciudad.

Respecto a esta noticia la presidenta de la “Agrupación Coyhaique Sustentable”, Orietta Rodríguez, se mostró entusiasmada y muy conforme con la iniciativa, que espera ir eliminando el uso de bolsas plásticas de manera paulatina en Aysén.

“Es una excelente idea e iniciativa que se concretó finalmente.  En la medida que vayamos proponiendo temas vamos avanzando.  Sin duda la cara de nuestra región va a cambiar con la reutilización de bolsas y esto es un buen ejemplo para el resto del país, para ir avanzando.  Aunque sean pequeñas acciones son muy importantes”, aseguró Rodríguez durante la semana pasada.

La iniciativa se desarrolla a través de una ordenanza municipal, que prohíbe la utilización de estos elementos en el comercio. Para esto, se inició previamente una gran campaña comunicacional, educando a la población y repartiendo bolsas de género, para finalmente lograr su reemplazo total en lugar de bolsas de plástico. En este sentido, la participación de la comunidad escolar ha sido fundamental, para lo cual se han dictado charlas ambientales a establecimientos educacionales, a través de la seremi de Medio Ambiente.

Coyhaique bolsas2Coyhaique se suma a otros seis sectores de la región que han eliminado el uso de bolsas plásticas. Así, Puerto Raúl Marín Balmaceda, Bahía Murta, Chile Chico, Cochrane, Caleta Tortel y Villa O’Higgins ya se encuentran aplicando la medida. La noticia también es parte de diferentes programas a lo largo del país, como la recientemente anunciada “ruta sin bolsas plásticas”, en la Región de los Ríos. 

La idea es eliminar definitivamente su uso en toda la Patagonia, lo que se espera lograr con una ley que actualmente avanza satisfactoriamente en el Congreso. Según han asegurado autoridades, para esto se debe trazar un camino por etapas, generando compromisos entre el comercio y las instituciones públicas que terminen en ordenanzas municipales.