colegio de profesoresEl Colegio de Profesores ha estado en el ojo del huracán desde hace ya un mes, primero por pactar por teléfono un acuerdo que se ratificó en una asamblea controlada por la conducción, y luego por ratificarlo pero sin consultar a sus bases.

La crisis interna que ha develado una fuerte disidencia liderada por Darío Vásquez, su secretario general, no parece hacer temblar a su máximo representante y cara más visible, Jaime Gajardo. Sin embargo, en medio de un paro docente protagonizado tanto por profesores colegiados como no colegiados, uno de los capitales más dañados parece ser la legitimidad del Magisterio para negociar en nombre del profesorado.

Esto porque en las últimas semanas los movimientos externos al Colegio de Profesores levantaron una nueva instancia que pretende negociar directamente con el Ministerio, desconociendo el rol histórico del Magisterio en la materia, ante el nulo interés de ingresar a disputar espacios políticos en el interior de la organización gremial.

En ello, el papel del SUTE (Sindicato Unitario de Trabajadores de la Educación) ha sido el de intentar recuperar el sitial que tuvo dicha organización hasta el Golpe Militar, cuando jugó un importante rol de apoyo a la tarea de la Unidad Popuar.

Sin embargo, desde su creación, el Colegio de Profesores ha sido el único encargado de las negociaciones gremiales del profesorado, ocupando un sitial donde no cuenta con competidores.

No obstante, tras la última decisión del Directorio Nacional de aprobar el acuerdo firmado con el Mineduc, nuevamente las miradas están puestas en los distintos comunales que mantienen el Paro Docente, del cual la conducción del Magisterio parece no tener control.

Así lo han advertido en múltiples ocasiones los dirigentes disidentes, entre los que se encuentra Darío Vásquez. El secretario general de la colectividad es la cara más visible del movimiento Fuerza Social, que también cuenta con Guido Reyes y Gustavo Méndez, primer vicepresidente y tercer director respectivamente. Dicho movimiento ha contado con distintos dirigentes a lo largo de su historia, de los cuales el más reconocido es el ex presidente del Magisterio, Jorge Pavez.

A dicho sector se suman Mario Aguilar, prosecretario y militante del Partido Humanista, que además forma parte del Movimiento Refundación, y Francisco Seguel, militante del Partido Radical Social Demócrata (PRSD).

Por otra parte, Ligia Gallegos es la segunda vicepresidenta, y forma parte del bloque de dirigentes nacional de la Nueva Mayoría. Junto con Juan Soto (tesorero) son los dos militantes del Partido Socialista que forman parte del Directorio Nacional. Con ellos, Bárbara Figueroa y Jaime Gajardo, ambos del Partido Comunista, más Sergio Gajardo del PRSD, tienen cinco de los seis votos alineados con las propuestas gubernamentales.

En dicho equilibrio, el papel que ha jugado la única dirigenta de derecha, ha sido clave para el triunfo del oficialismo. En cada una de las últimas votaciones el sufragio de Verónica Mosalve (RN) ha permitido a la conducción mantener el control interno.

Ligia GallegosGallegos conversó con El Desconcierto sobre los equilibrios políticos que se enfrentan al interior del Magisterio. Cercana a la línea del presidente, endosa la principal responsabilidad a los “sectores que se oponen a los cambios que están ayudando a que esto explote más y más cada día”, y agregó que existen alcaldes, como en la comuna de Río Negro y en Tomé, que “han marchado con los que están movilizados” e incluso “han ofrecido pagar a los que están paralizados porque algunos de ellos ya no quieren desmunicipalizar”, indicó.

A juicio de Gallegos, la mayoría de los profesores en paro no están colegiados, pero apunta a Fuerza Social y al Movimiento Refundación como los responsables del difícil momento interno que viven. “Hay dos fuerzas que aún no asumen que las elecciones del Colegio de Profesores ya pasaron y que perdieron, y esto es así, se gana por elecciones. Ellos empezaron a moverse para generar la inestabilidad dentro del Colegio”, aseveró.

Gallegos afirma que este año se aprobó una reforma estatutaria que redujo de 15 a 11 los directores nacionales, y además limitó la elección a sólo dos periodos consecutivos. “Ya no vamos a tener más dirigentes nacionales vitalicios por elección, porque tenemos gente que lleva más de 20 años como Darío Vásquez o 16 años como Mario Aguilar”, lanzó.

Consultada por la posible pérdida de legitimidad, Gallegos afirmó que “eso no está en riesgo porque no existe ninguna otra institución que sea un interlocutor válido ante las autoridades, y difícilmente va a surgir una institución con la cantidad de afiliados y con nuestra trayectoria. Yo creo que las cosas se van a recomponer y esto va a pasar una vez que ya se empiece a implementar lo que es la Agenda Corta”.

 

Acuerdo ya está en marcha

gajardoTras la decisión de aprobar el acuerdo con el Mineduc sin pasar antes por la Asamblea Nacional o por un proceso de consulta ante las bases, el presidente del Colegio de Profesores salió a justificar la decisión porque “el proceso estaba viciado”.

“El Colegio de Profesores es una institución democrática, que elige a sus miembros con la modalidad un profesor un voto, que tiene una institucionalidad y tenemos que seguir esa línea para resolver nuestros temas democráticamente. El compromiso del ejecutivo era hacer esa consulta, que ha sido método constante del gremio, pero al momento de suscribir el acuerdo ocurre que un sector empezó a hacerla por su cuenta sin esperar las decisiones del directorio, viciando así todo el proceso”, afirmó Gajardo ante la prensa al concluir los Diálogos Ciudadanos por la Reforma Educacional donde participó junto a el ministro del ramo, Nicolás Eyzaguirre.

Gajardo insistió en endosar la responsabilidad a los dirigentes disidentes. “Cuando estábamos planificando resulta que un sector rompe la institucionalidad y comienza a realizar una consulta viciada. Nosotros no la descartamos, siempre hemos estado disponibles, pero decimos que aquí hay una institucionalidad que respetar”, indicó.

Además, Gajardo anunció que para este viernes está previsto el inicio de las actividades de la comisión técnica que abordará el tema del agobio laboral, en la que participarán la Superintendencia, el Consejo Nacional de Educación, el Ministerio y el Colegio de Profesores. En paralelo, también se constituirá la mesa que revisara la situación de las pensiones de los docentes que fueron traspasados del ministerio a las municipalidades en los años ochenta, punto conocido como la Deuda Histórica.