christian gálvez¿Estás de acuerdo con los términos en que se aprobó el proyecto que fija un 20% de música chilena en las radios?

El problema que tenemos con la ley es que es una muy mala. Primero, no hay un estudio comparado o serio de por qué el 20% de música chilena en radios. Yo lo que hago no es defender la postura de algunos que defienden la libertad de cada empresa. Para mí, ése no es el rollo. Para mí el tema es por qué no un 30, un 40 o un 50 por ciento. Y eso pasa porque no existe un estudio serio que diga por qué Chile se merece un 20%, o algo más. Luego, el paso siguiente sería decir qué tipo de música es la que va a sonar en ese porcentaje. Y me parece que ahí tampoco hay un estudio estilístico, ni tampoco hay una propuesta por parte de las radios para poder ampliar su parrilla programática que está siempre atada a lo comercial, a lo que los demás dicen que es lo que tiene que sonar en las radios.

Creo que la ley está mal hecha por no tener nada de esto claro, ni decir qué cantidad de música chilena se consume, y a cuánto se podría llegar a través de las radios. No hay nada de estudios serios ni comparados que muestren las realidades de otros países. Además, en todo esto no hay ninguna propuesta de la única sociedad de gestión que hoy existe, que es la SCD, y que no ha entrado en la discusión del resto de los estilos musicales, como la música docta, el folclore, el jazz. Hay un montón de cosas que quedan en el aire, y lo que yo creo que va a pasar es que al final las radios, como tocan un tipo de música, que es el que promueve la SCD, va a serlo único que va a sonar, y que para mí es la peor música que se fabrica y se factura en este país.

Esa es la crítica que muchos músicos les hacen a la SCD por los criterios comerciales que priman tanto en su estructura como en la gestión que hacen.

Es así. La SCD es una empresa privada, una sociedad de gestión. Hay un montón de críticas que se le hacen al funcionamiento y son las que nosotros mismos le hacemos como socios a la SCD. Yo estoy ahí hace 15 años, y las críticas las hago desde alguien que pertenece y patalea, no desde alguien que está en una vereda distinta. A mí también me llegan los cheques y las liquidaciones semestrales de la SCD, así que es una crítica con fundamento la que estoy haciendo.

Sobre la ley, además hay que decir que está hecha sobre la base de un proyecto de título de un alumno de leyes que fue tomada como autoría de parte de los genios de la SCD, y en algún momento estaban asociados también con ARCHI, y entre ambos presentaron esta ley. Ellos se distanciaron después por un asunto ideológico en un momento, y la presentaron solos.

La ley está hecha a partir de la tesis de Javier Radovic, que hoy es un destacado abogado, pero que hizo esta ley cuando la presentó como tesis para su grado. Él mismo nos reconoció eso en una reunión que tuvo con nosotros. Y a él se le ocurrió esa cifra del 20% como un alumno que creía que debía sonar al menos un 20% de música chilena en radios, e hizo su tesis sobre eso.  Y hay que pensar que hay radios que pasan mucho más que ese porcentaje. Entonces, hay un montón de cosas que vienen mal desde la génesis de la ley.

Tú tienes una propuesta alternativa en este minuto a la SCD. ¿Qué objetivos se proponen para ser alternativa a esta sociedad de gestión que es tan criticada en el mundo musical?

CGalvezBueno, es criticada por algunos en realidad, porque los que deberían estar hablando ahora son don Álvaro Henríquez, don Roberto Márquez, o Jorge González, que son los que reciben millones de pesos de parte de la SCD y está bien, es justo, porque hacen sonar su música en las radios y la SCD recauda el dinero que les corresponde. Si eso no está mal. El asunto es con un montón de otras formas de recaudación que tiene la SCD que son totalmente oscuras, antiéticas y me parece que hasta ilegales. Es ahí donde está la crítica y quiénes debiesen pronunciarse son los que están más cómodos dentro de la SCD, porque hasta el momento los que pataleamos somos los que nos vemos perjudicados.

Te pongo un caso. Todos los locales comerciales tienen que pagarle a la SCD, porque ellos tienen por mandato la administración total de la música chilena. Eso significa que por todos los convenios internacionales que tiene, es el único estamento legal que puede administrar toda la plata que genera la música que suena o que se toca. Entonces, un club comercial que toca música de jazz, que pone mi música todo el día, la SCD cobra un abreviado por esa plata y eso por planilla se va a un fondo donde se redistribuye según cómo se comportó la música en las radios. Con eso, todos los músicos emergentes que están haciendo su música original, la música más creativa, que tocan en vivo o pasan su música en locales, si no suenan en las radios no les llega dinero, aunque la SCD haya recaudado por lo que hacen.

Esa es una de la irregularidades que encontramos que tiene la SCD, considerando que su mandato legal de gestionar y administrar la música chilena, y no lo está haciendo. Esto no sabemos si es ilegal o no, porque tienen las facultades para hacerlo. Pero si pasan todo el año la música de Cristián Cuturrufo en su propio local, y ellos le pagan a la SCD lo que tienen que pagarle mensualmente, esa plata no se le devuelve a él. Ahí el problema de recaudación es serio. Hasta una tienda que vende calcetines le paga a la SCD, entonces es cosa de pensar la cantidad de plata que anda dando vuelta y que no llega a los títulos reconocidos. No hay gestión ni planillas, y hay un matonaje de inspectores que se encargan de recaudar esto.

Eso es como lo que le pasó el año pasado a los Fiskales Ad-Hok, que reclamaban por el cobro que la SCD les hizo por hacer su concierto en 2009 donde festejaron los 20 años de carrera.

Claro, y ahí hicieron la presentación de su propia música, y pregúntale a los Fiskales si después de pagar la millonada que pagaron, finalmente cuánto les llegó a ellos por lo recaudado por lo que ellos mismos generaron. Ahí hay un problema muy heavy ahí, y no hay cómo cambiar los estatutos, porque la gente que recibe más dinero dentro de la SCD, son los que tienen más votos. Hay como cien personas que tienen tomada la SCD y que equivalen como a siete mil personas.

¿Cómo van con la organización alternativa a la SCD?

christian-galvezNosotros ya estamos fundados. Nos llamamos el Colectivo Imaginario y estamos difundiendo nuestra pega primero, trabajando sobre la extensión, difusión y fabricación de fonogramas y música. Estamos trabajando también en tecnología y postulando a fondos Corfo porque nuestra meta es llegar a ser una sociedad de gestión, pero por ahora sólo somos una ONG y lo que podemos hacer es difundir pero no podemos recaudar. No tenemos esa facultad legal aún. Este próximo mes vamos a presentar la solicitud al ministerio de Eduación para poder conformaros como sociedad de gestión.

¿Y qué plazos y posibilidades reales tienen?

Ellos se demoran 120 días en aprobar un organismo como éste. Así es que tenemos presupuestado estar entre mediados y fines del próximo año ya estar gestionando nuestra primera obra. Pero decidimos hacer primero la ONG y no la sociedad de gestión porque creemos que hay mucho que hacer desde lo gremial, lo social y lo político. Nos pareció que lo mejor para poder empezar a trabajar estas cosas era la ONG, más que la sociedad de gestión, porque éstas tienen como finalidad la gestión y recaudación. Nuestra crítica es que no lo hacen ni de forma correcta ni de forma  ética, con todos los artilugios que tiene. Nosotros queremos partir por lo gremial y lo social, porque somos bien críticos en eso y tenemos harto que decir y pelear.