rapera2“Este tema es para que paren de molestar a las mujeres en la calle”. Audaz y sin eufemismos comienza el hip-hop en contra del acoso callejero, subido hace unos días a Facebook por su autora Natalia Muñoz. Con más de 500 mil reproducciones y una rápida difusión en redes sociales, el rap de Natalia se convirtió en un hit por su creatividad y contingencia.

En un año de diversas movilizaciones feministas, el descargo de las mujeres chilenas ante los cotidianos hostigamientos que ocurren en la calle ha abierto un debate que aún tiene un largo camino por recorrer. Natalia, sin embargo, no es feminista, y a sus 23 años, simplemente sintió la necesidad de descargarse y sacar la voz.

“Ya dejen de mirar a la mujer como a comida”, rapea en su canción y agrega frases como “esta cultura jura que soy su zorra, su chiche o su ramera. Hey, no soy cualquiera. Yo soy tu hermana, tu madre y tu abuela”, para terminar con un osado y directo: “Sílbense el hoyo, que yo tengo nombre”, en el coro.

La joven rapera vive en Pudahuel y escribe hip hop desde los 14 años. Para crear su canción, no fue necesario mucho más que repasar las últimas experiencias desagradables que le ha tocado vivir a ella y a tantas otras en el espacio público, en una práctica que muchas veces es justificada sólo por la vestimenta utilizada por las mujeres.

“Hace poco andaba en el mall y un gallo de un auto me empezó a molestar y yo iba con mi hija. Más encima, la mujer que iba con él se bajó del auto a enfrentarme, a decirme que claro, yo me vestía así y andaba provocando a los hombres, que qué me creía. Para mí, eso fue el colmo. Que más encima una mujer me retara porque yo ando en la calle como a mí me gusta lo encontré impresionante. Con esa molestia, terminé por publicar el video”, relató.

Aunque la sorprendió la rápida viralización de su hit, Natalia Muñoz se explica su difusión porque el tema habla de “un problema constante, que les pasa a todas cuando caminan por la calle. No tengo problemas en que alguien quiera decirte algo, pero el acoso es molesto”.

Mientras su canción llama a los hombres a dejar de mirar a las mujeres “como comida”, Natalia asegura haberse sentido como si fuera un “trozo de carne expuesto en una vitrina” y asume que le han gritado cosas “terribles” en la calle. No es la única y precisamente ahí radica el éxito de su mensaje.

 

“Dicen que le doy color y me creo rica”

nataliamuñoz“Esto es por aquellas que se ponen bellas, sólo pa’ mirarse y sentirse bien con ellas. Esas que van por la calle y luchan con el estigma de que vestir sensual es la causal de sus palabras indignas. Mujeres, saquen la voz y levanten consignas”, recita la joven en su video casero, resumiendo en pocas palabras la formulación de un tema que ha tratado de cerca el Observatorio Contra el Acoso Callejero.

A pocos días de la viralización de “Yo tengo nombre”, Natalia ha tenido que soportar las clásicas burlas de quienes hoy insisten en que este tipo de inquietudes femeninas sólo representan una exageración. “Me han llegado muchos mensajes que dicen que le doy color, que me creo rica y no sé qué. Y no se trata de eso, se trata de que aunque yo sea la más fea, no tenís por qué molestarme en la calle. Es mi derecho el caminar como yo quiera”, apunta.

“Me han llegado muchos mensajes que dicen que le doy color, que me creo rica y no sé qué. Y no se trata de eso, se trata de que aunque yo sea la más fea, no tenís por qué molestarme en la calle. Es mi derecho el caminar como yo quiera”.

Asimismo, rechaza a quienes culpan a las mujeres de provocar los piropos y hostigamientos de desconocidos a causa de su vestimenta. Al respecto, Muñoz aseguró que “cada una tiene la posibilidad de elegir andar como quiera en la calle. Nadie tiene derecho a pasar sobre ti, invadir tu intimidad y molestarte por eso. Me da lo mismo si hace calor y yo quiero usar short, por qué a los demás les tiene que importar que yo lo use”.

La rapera recalca que las mujeres no necesitan gritos de desconocidos “para sentirse bonitas” y que el acoso callejero puede afectarlas a todas y todos, de distintas formas: “Tienen que respetarnos porque no les va a gustar que, a futuro, a sus hijas de 12 años, que se ponen una falda de la escuela, las anden molestando”.

Natalia se interesó en el hip hop hace años, maravillada por su potencial de protesta y el estilo del rap hardcore, que diga “todo lo que tenga que decir sin tanta metáfora”. En su video, dicha visión queda manifestada en la pachorra de su discurso y la fuerza de su mensaje.

acoso callejero“Siempre me gustó escribir y el hiphop me dio un espacio donde la letra es parte más importante que la música. Falta mucho posicionamiento de las mujeres en el rap, la única expositora en Chile es Anita Tijoux, ella es muy de protesta. Creo que debería haber más, la gente debe tener más voz para decir lo que le molesta desde el ámbito de la música. Nunca quedarse callados. El hiphop es fuerte, te enfrenta, te dice lo que piensa”, señala.

Desde ya, Natalia cuenta que sigue escribiendo otras canciones y que la protesta está siempre presente en sus letras, influenciada por los expositores españoles y el hiphop de la alta escuela. Eso sí, se apresura a aclarar, no está interesada en la fama. Lo suyo es “expresar lo que me molesta y si alguien me escucha, qué rico. Agradezco que se den el tiempo de escuchar lo que uno piensa y escribe”.

La joven rapera no se ha mantenido al margen de las recientes movilizaciones estudiantiles. Hace un par de años, tuvo que optar por una carrera técnica por falta de dinero para costear la universidad. Por ello, asegura, es necesario decir lo que se piensa, sin miedo, en una sociedad que se ha callado y resignado durante años. “Hay que tratar de hacer algo, porque si yo estoy viendo las noticias y me quedo en mi casa reclamando sola, no va a servir de nada”, aseguró.