Al menos cinco militares colombianos han muerto y otros siete han resultado heridos  este viernes durante una aparente emboscada de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en Santander de Quilichao (departamento del Cauca), al suroeste del país, según informó el Gobierno colombiano a los medios locales. El ataque llega justo en momentos en que faltaban sólo horas para que comenzara el cese al fuego unilateral que había declarado la guerrilla colombiana este misma semana.

En el ataque “perdieron la vida cinco soldados”, afirmó a la emisora Blu radio el secretario de seguridad del mismo departamento, Marildo Correa. Según informó la radio local, la emboscada tuvo lugar a las 8.00 de la mañana hora local. El personal militar habría estado en la zona “adelantando labores de registro y control” y tras el ataque más tropas militares se han trasladado hacia el lugar “en búsqueda de la estructura guerrrillera responsable del ataque”, según indica la edición digital de El Espectador.

Al ataque, se sumó la detonación de una carga explosiva en la vía Panamericana, entre la localidad de Popayán y Cali. Sin embargo, la situación ya habría sido superada según informa Noticias Caracol.