caimanesHoy se cumplen 28 días desde el comienzo de los cortes de ruta que los comuneros organizados de la localidad de Caimanes, zona rural de Los Vilos, Región de Coquimbo, han sobrellevado para impedir el acceso al tanque de relave Mauro, de propiedad de Minera Los Pelambres, patrimonio del multimillonario grupo Luksic.

Tras el último fallo emitido por la Corte Suprema el pasado 22 de octubre de 2014, donde se ordena la restitución del cauce natural de las aguas que fueron obstruidas con la construcción del tranque de relave tóxico, la corporación minera contó con un plazo de un mes para acatar el dictamen, lo cual se traduciría en la demolición total o parcial del tranque de relave de una de las empresas más posicionadas en la extracción de cobre y molibdeno a nivel nacional y mundial.

Los habitantes de Caimanes, afectados directos por las consecuencias de la obstrucción y contaminación de las aguas del Estero Pupío, acusan el no acatamiento del dictamen por parte de Minera Los Pelambres y advierten que no depondrán las movilizaciones mientras no se cumpla con el fallo establecido.

En conversaciones con el representante de los comuneros de Caimanes, el dirigente Cristian Flores, recalca el legítimo derecho a manifestarse de la comunidad en defensa de la vida de los habitantes del Valle Pupío, al mismo tiempo que hace un llamado a la comunidad internacional a brindar apoyo debido al abandono del Estado de Chile en materia de derechos.

“Nosotros creemos que ellos no están por sobre la ley y nosotros tenemos el legítimo derecho a manifestarnos, cuando están atentando contra la vida, cuando sabes que te están quitando uno de los derechos elementales para la vida del ser humano como es el agua, porque en este fallo la Corte Suprema reconoce que las aguas del Estero Pupío, que son las que ese están consumiendo en Caimanes, siguen contaminadas y que esos contaminantes emanarían fundamentalmente del tranque de relave El Mauro”, declaró.

“Pensamos que vamos a endurecer nuestra postura en un par de días de no ser escuchadas nuestras demandas, asumiendo todas las consecuencias que aquello nos pueda traer”.

El dirigente de Caimanes apeló al interés de la comunidad internacional, asegurando que en Chile nadie se encarga de fiscalizar el cumplimiento de fallos emitidos por la Corte Suprema.

“No debemos olvidar que el tranque de relave también fue considerado obra ruinosa, declarado por los tribunales que ese tranque sólo aguantaría un sismo grado 7,5 y colapsaría. La gente de Caimanes estaría en un riesgo físico y psicológico”, argumentó Flores y aseguró que no están dispuestos a cesar con los cortes de ruta, muy por el contrario: “Pensamos que vamos a endurecer nuestra postura en un par de días de no ser escuchadas nuestras demandas, asumiendo todas las consecuencias que aquello nos pueda traer”.