El cantante británico Joe Cocker, el de la voz irreductiblemente rasposa, murió este lunes a los 70 años. Su agente, Barrie Marshall, confirmó que el deceso se produjo a causa de una enfermedad que, se supo, era cáncer al pulmón. “Era simplemente único”, agregó.

Cocker fue uno de los músicos que inmortalizó el festival de Woodstock, el que se realizó durante tres días contínuos en agosto de 1969. En aquella oportunidad el músico se presentó junto a Carlos Santana, Janis Joplin y Jimmy Hendrix.

El astro tuvo la capacidad de clavar su nombre con clásicos en distintos momentos. Primero, con una legendaria actuación en Woodstock y su versión de With A Little Help From My Friends de The Beatles, y luego con una larga y exitosa carrera que se prolongó por 40 años, con éxitos de otros tiempos y registros, por lo general vinculados con películas, como You Are So Beautiful y Up Where We Belong.

 

Posteriormente completaría sus éxitos cinematográficos con temas como “You can Leave your Hat on”, escrita por Randy Newman e interpretada por Cocker en “9 semanas y media” (1985) o los álbumes “Civilized Man” (1984)) y “Cocker” (1986).

El éxito internacional no abandonó a Cocker desde los años 60 del siglo pasado. A lo largo de su carrera artística, publicó 40 álbumes, obtuvo un Grammy en 1983, precisamente por su dúo con Jennifer Warnes en Up Where We Belong (de la banda sonora de la película Reto al Destino), y recibió la Excelentísima Orden del Imperio Británico en 2007 por su contribución a la música.

 

Inspirado por artistas como Ray Charles y Lonnie Donegan, Cocker comenzó su carrera como cantante en los bares y clubes de Sheffield en la década de 1960 antes del estrellato. Más tarde, deleitó al público con sus populares versiones de temas de The Beatles, como I’ll Cry Instead.