Conmemoracion a  Salvador AllendeEn el caso de la película The Interview, el FBI acusó directamente al gobierno de Pyongyang de haber hackeado a Sony, pero igualmente el régimen desmintió haber participado en ello. ¿Usted cree que es posible que hayan sido norcoreanos los responsables del ataque cibernético?

En primer lugar, no estamos frente a una película, estamos ante una utilización descarada de la propaganda norteamericana contra el gobierno de la República Democrática Popular de Corea (RDPC) y contra el compañero Kim Jong-Un. Todo esto ha sido para provocar una situación y así generar una respuesta. La respuesta ha sido denunciar ese tipo de actividad propagandística, pero de ahí a que detrás de esto esté la república misma, eso es una tontera.

Puede ser que algunos partidarios -indudablemente la RDPC tiene muchos partidarios en todos lados- por “las de ellos” puedan haber hecho alguna cosa. Pero eso es todo dentro de una especulación. Lo concreto es que la RDPC le ha planteado la posibilidad al FBI de investigar en conjunto, lo cual ha sido desestimado por los EE.UU, que es bastante extraño.

El argumento de la película gira en torno a dos periodistas que tienen un exitoso programa del cual es fanático Kim Jong-Un, quien los invita a una entrevista, pero la CIA se contacta con ellos para que lo maten. Todo, dentro del contexto del género de comedia para adultos, como le llaman en Hollywood a estas películas. ¿Cree que estas producciones son realmente una amenaza para Corea del Norte?

Son un insulto y de alguna manera también una agresión. No hay que olvidar que EE.UU y la RDPC técnicamente están en estado de guerra. Allí solamente está firmado un armisticio. Y uno podrían perfectamente preguntarse por qué no hacen una película así sobre Obama, sobre el Papa Francisco… a ver qué reacción tendrían los cristianos.

Creo que no se puede dañar impunemente a los líderes de los pueblos y naciones que representan tanto para su gente.

Toda esta polémica puso en relieve nuevamente el hermetismo que existe en torno al régimen, ya que el mundo poco y nada sabe de lo que allí ocurre. Lo que ha pasado ¿ayuda o perjudica la imagen de Corea del Norte en torno a las críticas que se le hacen a nivel mundial?

artésLas críticas son de un sector, porque hay muchos artículos e información favorable a la RDPC. Personalmente estuve en julio del año pasado encabezando una delegación de nuestro partido. Y está claro que tienen muchos amigos y simpatizantes en todo el mundo.

La información que existe está manejada por los medios de comunicación que no son neutrales, y siguen una óptica y patrones subjetivos. Existen algunas informaciones que sí se acercan a la objetividad, como la cadena rusa y que nadie puede calificar de ser una televisión socialista. El problema es que todos aquellos que obedecen al patrón norteamericano, normalmente emiten una información de fuentes que son basura, que ni siquiera saben de dónde viene. Hay cosas ridículas que han aparecido y que se basan en lo que alguien dijo que dicen que dijeron. Pero nadie sabe de dónde vienen. Hay una cuestión de falta de objetividad absoluta con la RDPC.

Entre los reportajes que han logrado mostrar algo de lo que pasa en Corea del Norte, Russia Today hizo hace algunos años un viaje en que mostraron mucho de la versión oficial pero también mostró las escasez de automóviles y locomoción colectiva -la gran mayoría se mueve en bicicletas- y además que los periodistas nunca dejaron de estar custodiados por efectivos de seguridad. ¿Cómo apreció usted en su visita a Corea del Norte estos aspectos?

Primero, la planificación de la vida en la RDPC es totalmente distinta al capitalismo. La gente vive relativamente cerca del lugar de trabajo, y no tiene necesidad de transportarse como acá en Santiago durante más de dos horas en locomoción. Ese es un tema no menor que dice relación con la calidad de vida y la posibilidad de ocio y libertad que tiene la gente.

Segundo, allá existe el metro en Pyongyang, que es bastante eficiente. Yo estuve en él. Además existe locomoción colectiva de calidad, y también hay autos e incluso se pueden alquilar. No es un tema. Claro, no hay el desarrollo ni los tacos que uno ve aquí en occidente por la misma planificación de la vida cotidiana. Como digo, la gente vive cerca de sus trabajos, y eso permite ir en bicicleta o incluso a pie a los puestos de trabajo, y la locomoción colectiva es de una calidad suficiente para la dignidad humana.

Lo otro es que en Corea no existe el turismo por el turismo. Nadie porque sea turista va y sale a tomar o va a un prostíbulo porque eso tampoco existe. Entonces, todas las visitas son indiscutiblemente planificadas. Quien va en una visita de carácter histórica irá a los museos y todos esos lados, y por cierto necesitan guías porque la gente no habla otro idioma que no sea coreano. Eso mismo sucede en el aspecto comercial y político. Cada grupo que va a Corea lo hace organizadamente. No es un país para hacer dedo o turismo como uno quiera, porque además es un país que está en estado de guerra nada menos que con Estados Unidos, lo que significa que todas las precauciones que se puedan tomar son siempre pocas en relación a la infiltración y sabotajes.

Ese tipo  de resguardos, ¿no son contrarios a las libertades civiles?

Primero se explican por su contexto y están totalmente de acuerdo a las libertades civiles, porque la primera es la que determina el colectivo, y esto está determinado en forma democrática por las mayorías nacionales. O si no, no se explica la existencia de un gobierno durante 65 años, con un régimen determinado. ¿Cuánto duraron Franco y Pinochet? Las dictaduras que nosotros conocemos significaron levantamientos populares. Por eso no debemos olvidar que cuando cae el llamado campo socialista, que era la Europa Oriental, la Unión Soviética e incluso China con su cambio de color, Corea queda prácticamente sola, y además se reconstruye mediante su propia fuerza y por el apoyo popular. Ese es un dato de la causa. No podríamos estar frente a un gobierno que tuviera oprimido al pueblo, eso sería inexplicable para la existencia misma de la república.

Tomando en cuenta los últimos acontecimientos, ¿debiera a su juicio abrirse un poco más el país para dar cuenta de cómo es la vida cotidiana?

La existencia de Corea se debe a que militarmente están resguardadas todas las cosas como educación gratuita, salud gratuita, pleno empleo, etc. Todas las conquistas sociales, si no están afianzadas por el tema militar, ya habrían desaparecido porque sino Estados Unidos habría barrido con todo eso. Si existe la RDPC es porque tiene la bomba atómica  y la capacidad de disuadir a los EE.UU a tener una aventura sobre ellos.. Ese es un elemento terrible pero la paz está basada ahí, en el hecho de que estén armados hasta los dientes.

Por otra parte, la RDPC acepta a todos los amigos que quieran con buena actitud a conocer la realidad. No les pide que se conviertan en partidarios, pero al menos que no vayan a hacer propaganda en contra, porque indiscutiblemente nadie invita a su casa a alguien para que vaya a denostar y a servir a otros intereses.

¿Qué piensa del anuncio hecho por Obama y Raúl Castro de restablecer las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos?

Estados Unidos tiene muchos frentes a nivel internacional, donde por cierto está el de la RDPC. En ese plano está hecho el anuncio. De cualquier manera, es un éxito de la campaña solidaria a nivel internacional con Cuba y con los cinco que estaban injustamente detenidos en Estados Unidos (N. de. R.: fueron tres los presos liberados la semana pasada, los otros salieron antes).

La relación democrática es una aspiración que siempre había planteado el gobierno y el Partido Comunista de Cuba. No es algo novedoso. Pero no necesariamente porque se restablezcan relaciones diplomáticas, significa que van a cambiar de color los gobiernos. Obama no se convierte con esto en progresista ni en democrático. Sería muy liviano pensar así. Igualmente lo sería de pensar que Cuba iba a cambiar de color con esto.

De alguna manera esto puede ser como una segunda caída del muro de Berlín. Cuando cayó el muro se terminó la Guerra Fría, y para algunos el estado de las relaciones entre Cuba y EE.UU era como un resabio de esa época. Que se declaren las intenciones de restablecer las relaciones diplomáticas, ¿puede ponerle término a esa lógica?

Yo no creo que acá se pueda establecer eso. Lo que sí es que un tema que era tan anacrónico como ése se resuelve, pero el enfrentamiento entre dos sistemas, entre un pueblo que aspira a su autodeterminación, libertad y soberanía, y a un Estado que intenta someter a Cuba, va a seguir dándose en distintos niveles.

Yo plantearía en todo caso que en países pequeños como los nuestros, o se gobierna con el imperialismo o contra el imperialismo. Incluso aquellos que asumen un camino de ‘abuenarse’ con el imperialismo, como Gadafi en Libia, igualmente son castigados por el imperialismo hasta la destrucción. Tenemos dos caminos: ‘abuenarse’ hasta la destrucción o el camino de la RDPC de plantear que si hay respeto se responde con eso, pero si hay amenazas con armas yo también las tengo. Si no se tiene el poder para defender la voluntad soberana para resistir, se corre el riesgo de seguir el camino de Libia. Cuba tiene esas dos alternativas, y creo que por la experiencia de casi 60 años de resistencia anti-imperialista heroica del pueblo cubano, que no van a seguir el camino de Libia, sin duda.

¿Y qué rol podría jugar Corea del Norte en ello?

Uno muy importante, porque Corea tiene una muy buena relación con Cuba en los aspectos científicos, económicos y culturales, e incluso militar. En eso hay muy buenos lazos con Cuba.