pinochetDurante la madrugada del 26 de diciembre de 2014, aproximadamente a las 01:00 horas y la noche del mismo día, a las 23:00 horas, la obra “El ladrillo angular”, recientemente estrenada por Papas Fritas en el frontis del Mac, fue objeto de dos atentados.

Según lo descrito por el artista, un grupo de individuos encapuchados (dos personas durante el primer ataque y siete personas en el segundo intento), ingresaron a la fuerza a la sede de Quinta Normal con el objetivo de rescatar y llevarse del lugar la escultura de Augusto Pinochet que forma parte central de la obra. Sin embargo, el hecho fue frustrado por los guardias del museo.

El hecho ha cautivado la atención de los curadores de la exposición Trabajadores de la Luna, donde participan numerosos artistas internacionales de diversa trayectoria. En tanto, los administradores del museo ya han tomado precauciones para evitar otro intento.

Para el artista, célebre por su exposición de las cenizas de pagarés que acreditaban las deudas de los estudiantes de la Universidad del Mar, lo llamativo es que en ambas oportunidades el objetivo de las operaciones era “rescatar” la figura del dictador, sin mostrar interés alguno por las otras cinco esculturas de presidentes que se encuentran en la instalación. En la obra, Pinochet es visto siendo acribillado por una estudiante encapuchada y ha generado una serie de amenazas por parte de grupos pinochetistas hacia Papas Fritas.

“Tomando en cuenta la posición de los curadores, la del Museo y la mía propia, hemos decidido mantener la obra en exhibición y no dejarnos amedrentar por grupos reaccionarios, que suponemos de orientación fascista”, recalcó el artista.

La exposición, a la cual ya han asistido más de 15 mil personas, estará abierta hasta el próximo 18 de enero en el MAC de Quinta Normal.