helia molinaSiguen las reacciones tras la abrupta salida del gabinete de la ex ministra de Salud, Helia Molina, el pasado 30 de diciembre, tras asegurar que “en clínicas cuicas, muchas familias conservadoras han hecho abortar a sus hijas”.

Esta vez fue el turno de una de las organizaciones feministas dedicadas al tema del aborto. La “Articulación Feminista por la Libertad a Decidir” envió una carta abierta dirigida a la presidenta Michelle Bachelet, en la que mostraron su evidente molestia por el “drástico y veloz acto disciplinario mediante el cual ha alejado a la Dra. Helia Molina de su cargo de Ministra de Salud”.

La misiva da cuenta de la “situación de quienes abortan en Chile”, donde reiteran que, dado la total prohibición de dicha práctica “no es posible contar con datos oficiales basados en evidencia que permitan saber exactamente cuántos abortos se efectúan cada año, cómo se distribuyen según estrato social, edad y religión, cuáles son las prácticas más utilizadas, qué motivaciones predominan,  en cuáles lugares se realizan según la clase social”.

Aunque afirman que las investigaciones cualitativas en el área han entregado “información opinable”, las feministas argumentan que “La clandestinidad afecta a las mujeres de todos los estratos y es expresión de la desigualdad de género” y agregan que “cuando se dispone de recursos es posible irrespetar las leyes y abortar en forma segura y casi sin riesgos jurídico penales“.

En la carta, las feministas advierten que “en los países con leyes democratizadoras, las estadísticas evidencian que las mujeres pobres y las mujeres ricas abortan y que los motivos predominantes no corresponden a las causales que incluirá el  proyecto gubernamental”.

La ex Ministra (Helia Molina) transparentó la realidad y aportó a la ética política, desechando el cálculo. Pero percibimos que la verdad se castiga cuando los poderes hegemónicos prefieren ocultarla, y que una vez más, las exigencias hacia las autoridades mujeres son mayores que las dirigidas a sus símiles hombres”, afirma la carta.

Finalmente, las feministas advierten a la presidenta Bachelet que sólo con “una legislación que permita el aborto en toda circunstancia” serán realidades “la ética médica y el pleno ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos”.