Marcha de la CONFEPA en Concepción.Un grupo de padres y apoderados, liderados por por la Confepa, que aseguran no haber sido escuchados por el Gobierno decidió solicitar la intevención del Papa Francisco, desde Roma, en el proceso de reforma educacional que actualmente se tramita en el Senado, según informa hoy Emol.

Entre las firmantes de la misiva se encuentra la organización liderada por Erika Muñoz, más la Asociación Nacional de Padres Fide (Anapaf) y Colegios Particulares de Chile (Conacep), que se reunirían este mediodía con Ricardo Ezzati para hacer entrega de la carta dirigida al cardenal argentino.

La presidenta de Confepa, Erika Muñoz, dijo a Emol a que en la misiva le solicitan al Papa que “intervenga para ayudar a los padres y a los niños de Chile” frente a la reforma educacional que impulsa el Ejecutivo.

La idea, según explicó Muñoz, es que el sumo pontífice realice un llamado directo a las autoridades chilenas para que el proyecto sea discutido con mayor calma y considerando la voz de los actores involucrados. Con ello, esperan que la suma urgencia del proyecto sea retirada, y así dilatar la aprobación del proyecto que está agendada para fines de enero.

“Queremos que le pida al Gobierno de Chile que baje la soberbia, que sea más reflexivo y que se tome el tiempo que corresponde para poder llevar adelante una reforma de esta naturaleza”, indicó Muñoz.

Según la información, la carta también está firmada firman por el Consejo por la Defensa de la Educación, la Unión de Escuelas Especiales (Unees), la Coordinadora Nacional de la Educación Especial (Conadee), la Asociación de Establecimientos Particulares de la 8ª Región (Asepar), Escuelas Especiales de Lenguaje (Aseel) y la Asociación de Sostenedores Mapuches (Asoma).