sin aguaA comienzos de la década de los sesenta, sólo el seis por ciento de los habitantes de las localidades rurales de Chile tenía acceso al agua potable. Si bien esta cifra ascendió al 99 por ciento de cobertura para las zonas más concentradas -que tienen más de 15 viviendas por kilómetro de red y sobre 150 habitantes-, aún existe una gran brecha en este aspecto para muchas localidades del país, especialmente para zonas no concentradas o dispersas.

En este sentido, de acuerdo a un catastro que realizó la Dirección de Obras Hidráulicas (DOH) del MOP, son 417.516 personas en zonas rurales las que aún no cuentan con agua potable en sus hogares. Para poder obtener este recurso, las familias deben recurrir a pozos, vertientes o abastecerse de camiones aljibe.

En total son 534 localidades a lo largo del país, concentrándose sorprendentemente un 63 por ciento en la zona centro sur, en las regiones del Maule, Araucanía y el Biobío. Justamente esta última es la que agrupa la mayor cantidad de comunidades sin agua potable, con un total de 71. Este número representa aproximadamente a 155 mil personas, equivalentes a un 33 por ciento del total del país.

sin agua 2Por otra parte, en la Araucanía también tienen un déficit considerable, ya que del total nacional sin cobertura de agua potable, un 23 por ciento se encuentra en esa región. Cabe señalar que de acuerdo a la Biblioteca del Congreso Nacional, en la ex novena región precipitan entre 1.500 y 2.500 milímetros al año.

La alternativa para abastecer a estas localidades es el Programa de Agua Potable Rural (APR), que consiste principalmente en el saneamiento de pozos o de agua captada de cauces naturales. Sin embargo, para esto las comunidades deben emprender un largo camino de trámites, para obtener derechos sobre el recurso y formar una comunidad de usuarios de agua.

Actualmente éste tipo de sistemas cubre cerca de un 11 por ciento de las localidades semiconcentradas, es decir a ocho viviendas por kilómetro de red y más de 80 habitantes, siendo cualquier otro valor inferior catalogado como “localidades dispersas”.

La realidad en la que viven las personas en estas localidades es dramática, ya que muchas depende exclusivamente de camiones aljibe para abastecerse de agua, lo que genera problemas de escasez cada ciertos días. Tal es el caso de la comunidad “Agua de la Gloria”, ubicada sólo a 15 kilómetros de Concepción y en donde se abastecen por un camión que les proporciona 1.400 litros de agua cada cuatros días. Pero, una persona en promedio gasta 200 litros diarios, por lo que para una familia de 3 personas la situación se hace muy difícil.

Afortunadamente la situación en el Biobío ya tiene una solución, al menos en el papel, luego de un convenio acordado entre el MOP y el Gobierno Regional, lo que se manifestará en una inversión de 45 mil millones de pesos en sistemas de APR, beneficiando a 40 mil personas en 181 localidades.

En esta misma línea se fomentarán otros sistemas regionales, luego de que el propio ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga, señalara que el presupuesto 2015 de su cartera tendrá un foco especial en pavimentación de caminos y agua potable. De acuerdo a sus declaraciones a principios de octubre, un siete por ciento de los chilenos no tiene acceso al agua potable.