El pasado lunes 3 de noviembre Laurence Golborne se presentó ante el fiscal Carlos Gajardo para responder a sus preguntas por el caso de fraude tributario perpetrado por el Grupo Penta. En la ocasión, según consta en declaraciones que publica El Mostrador, el ex pre-candidato presidencial del gremialismo admitió haber recibido un total de 120 millones de pesos de Penta a través de facturas falsas.

Según las declaraciones del ex ministro de Minería, Obras Públicas y Energía de Sebastián Piñera, las facturas emitidas fueron cinco, una por mes y de $20 millones cada una.

Golborne explicó a Gajardo que dado que el financiamiento de primarias no está regulado, decidió acudir a Délano para costear su campaña. “Por mi vida profesional tengo contactos con muchos ejecutivos, entre ellos conozco a Délano, con quien había tenido distintas interacciones, especialmente habíamos sido ambos directores en Icare y habíamos desarrollado una buena relación. Me pareció que era una persona que podía aportar porque tenía patrimonio, liquidez (Penta vendió la AFP Cuprum por US$1.000 millones en 2012) y teníamos similitudes en nuestra visión del país”, aseguró el ex ministro.

El mecanismo utilizado por el ex gerente de Cencosud para recibir los dineros de Penta fue la emisión de facturas desde su empresa Vox Comunicaciones a las empresas Penta S.A. y Penta III.

“Le hablé (a Délano) de 20 millones de pesos por seis meses. Me dijo que hablara con su gerente Hugo Bravo. Su oficina estaba al lado y me lo presentaron. Le expliqué la situación a Bravo en su oficina y en no más de cinco minutos, yo ni siquiera me senté, me dijo que le facturara a él y me dio los datos de la empresa a la que había que facturar, que fueron Penta S.A. y Penta III”, narró Golborne según El Mostrador.

En su relato al fiscal Gajardo, el ex ministro de Piñera reconoció que las facturas emitidas a Penta desde su empresa fueron falsas: “No hubo ningún servicio que yo supiera que Vox le hubiera hecho a Penta y Penta III”.

Golborne decidió bajar su candidatura en abril de 2013, en medio del escándalo generado por su desempeño como gerente general de Cencosud cuando la empresa efectuó cobros abusivos en las tarjetas de sus clientes y luego de que se conociera que depositaba dineros en las Islas Vírgenes para eludir impuestos. Pese a ello,

Golborne reconoció que los dineros de Penta se le siguieron entregando hasta completar los $120 millones solicitados inicialmente. “Fui en mayo a darle el agradecimiento a Carlos Alberto Délano a su oficina de El Bosque Norte”, admitió.

La filtración de las declaraciones de Golborne, sumadas a las disculpas públicas de Iván Moreira por haber utilizado un “mecanismo irregular” para financiar su última campaña senatorial, dejan en una compleja situación a la UDI, cuya directiva continúa optando por el silencio ante el público involucramiento de sus dirigentes en el Caso Penta.