gonzalo pérez 5¿Cuáles son fundamentos detrás de esta disciplina que permiten confiar en las lecturas que se hacen respecto de los tiempos que vienen?

A mí no me parece que haya ni que confiar o creer. Lo que me interesa es comprobar. Creer no me interesa, yo soy un científico. Ingresé a esto como científico. Cuando una persona me plantea sus dudas, siempre pregunto ‘¿Te interesa? Investiga, averigua’. Eso se puede hacer haciéndote tu carta astral para ver si coincide o no, si tiene que ver contigo o si es demasiado vago o general. Si la cosa fuera creer, yo no me hubiera dedicado jamás a esto. Yo soy un psicólogo, un científico.

Me interesan dos grandes cosas de la astrología. Una, su enorme capacidad, como sistema de conocimiento, para investigar el alma humana, la diversidad de los seres humanos y la inmesa riqueza que cada uno tiene como persona. En segundo lugar, me interesa igual de apasionadamente, la mirada a lo que podríamos llamar la correspondencia cósmica con los eventos de la humanidad. Ya hace mucho tiempo que los historiadores vienen sospechando que los ciclos de la historia tienen un orden, no son al lote. Hay cosas demasiado sorprendentes, y recién hace diez años, con la ayuda de la tecnología de información, se ha podido comprobar que ciertas configuraciones planetarias de nuestro sistema solar coinciden siempre con cierto tipo de situaciones colectivas.

¿Cómo cuáles?

gonzalo pérez 2Lo que más nos interesa hoy, porque está ocurriendo de nuevo, es una configuración que estuvo también presente a fines del siglo XVIII. Y si uno se pregunta qué pasó en esa época, pasó de todo. Estalló una ‘bomba’ que se llamó ‘Libertad, Igualdad, Fraternidad’ que cambió para siempre nuestra civilización, desde luego generando todas las revoluciones en las colonias, generando lo que es nuestro Chile y nuestra América. En estos 200 años que han pasado, la liberación ha sido el gran tema. Liberación de los oprimidos, que como seres humanos seamos libres.

En la época de la Revolución Francesa, había una particular configuración planetaria que tiene que ver con creatividad, futuro, rebeldía, revolución, liberación. Y cuando examinamos las otras veces que se da esta misma configuración en la historia, las últimas veces que se dio esta configuración planetaria fue en los años 60 y 72, años absolutamente conocidos por el cambio gigantesco en todas las cosas, una época puramente revolucionaria.

Los procesos de liberación que se dieron en el siglo XVII fueron claramente revolucionarios pero vinieron acompañados posteriormente por la teoría marxista que hizo surgir nuevas categorías de análisis. Aparece la lucha de clases, la propiedad de los medios de producción y más adelante una época de revoluciones directamente ligadas con eso. ¿Son cosas que van a seguir dentro de esa continuidad?

Todo es una gran línea, hay una sola continuidad. Marx pertenece completamente a esta línea revolucionaria. A fines del siglo XVIII lo que comienza es la mirada crítica sobre lo social. En un momento tenemos por supuesto a Marx y su mirada sobre la dinámica del cambio social. Después tenemos a Freud, a comienzos del siglo XX.

Lo que me interesa es que, de la misma manera como Marx hizo el diagnóstico de lo que ocurre con lo social, en los 60 se profundizó, porque lo que se vio es que el problema era el sistema. Lo clásico de los 60 era la denuncia ‘la culpa de todo la tiene el sistema’. De manera muy interesante, eso se olvidó en estas épocas reaccionarias de los 80-90, pero la famosa configuración planetaria de la rebeldía y de la revolución, en el año 2010, se comenzó a activar. Y la vamos a tener entre el 2010 y el 2024. Esa energía que demanda todo nuevo, que en el 2010 se inició con los indignados, con la gente inquieta, en la calle, etc. O sea, estamos de nuevo en esa época en que el futuro parece posible, el cambio es lo único que se puede aceptar y nadie puede querer que todo siga igual. Hacía mucho tiempo que no había cosas inauditas. Ahora sí que las hay.

Como el caso Penta…

gonzalo pérez 3Exacto. Nunca se había visto en Chile que se pudiera poner absolutamente a la luz pública  los sistemas de corrupción que son tradicionales, pero que ahora están a la luz.

¿Se puede esperar que sigan saliendo casos así?

O sea, de aquí al 2024, y mirando lo que pasó en los 60, sabemos que incialmente son años emocionalmente de descontento, de rebeldía, de querer que todo cambie. Pero que en la segunda mitad, los cambios ya son irreversibles. Todo lo que ocurre, pasa sin que haya vuelta atrás, como la Reforma Agraria en Chile, que cambió el país y no estaríamos en este tipo de sociedad que estamos si no hubiera sido por eso.

¿Se puede entonces situar a las reformas actuales dentro de ese mismo poder de cambio?

Por supuesto. En este momento estamos en una etapa muy ingrata del proceso. Todo impulso de cambio se encuentra con las fuerzas conservadoras que quieren que nada cambie, porque allí hay privilegios  y ventajas. Estamos en un momento desagradable, que desencanta mucho y en que el idealismo juvenil se encuentra con la real politik. Esto demuestra que las cosas no son tan fáciles, y que el hombre nuevo no aparece por decreto. El hombre nuevo se desarrolla desde dentro para afuera.

¿Allí es donde se supone que la astrología, como disciplina, ayuda a entregar una guía para conectarse con estas correspondencias plantearías?

Por supuesto. En mi experiencia, la astrología es una mirada sobre la existencia en la que el cosmos está siempre presente, en que no hay nada que ocurra de forma al lote o separado. En Occidente hace ya casi 300 años todo es separado, todo es distinto, y el sujeto es distinto del objeto, la mente es distinta al corazón y está todo com-par-ti-men-ta-li-za-do. Y como que el universo se convirtió en una lata, en vez de ser un misterio mágico. Se ha ido construyendo la imaginación de que solamente fueran unos granitos de materia gigantescos de materia, pero eso no es así. Entonces la astrología tiene que ver con recuperar la experiencia de una conexión entre lo inmenso y lo pequeño, entre el cosmos y el alma, de la subjetividad y la realidad.

gonzalo pérez 6

Todas las épocas que mencionó en que esta misma configuración planetaria se dio, fueron periodos de mucha violencia, y esta misma semana ha ocurrido una nueva expresión de violencia en Francia. Eso viene ocurriendo en Siria, en Irak, en Palestina ¿Puede recrudecer aún más esta violencia?

Por supuesto. Estas energías no son ni buenas ni malas, sino que son buenas y malas. Depende de cómo las vivan los protagonistas humanos. La astrología, podríamos decir, estudia ‘el destino’. Pero esa es la mitad del plato no más. La otra mitad es la libertad… qué hacen los seres humanos con lo que se da. He llegado a concluir que el universo propone pero el ser humano dispone. Al revés de cómo se decía antes.

Éstas son épocas muy extremistas. Los 60 fueron de una violencia extraordinaria. Lo que ocurre es que el estado de ánimo colectivo es de entusiasmo, y optimismo respecto al futuro, pero siempre y cuando todo cambie.

Por supuesto que se disparan las cosas como acaba de suceder en París. Y lo difícil es aceptar que no se puede partir de cero, que todo cambio social tiene que ser reciclado. No hay ninguna posibilidad, como se ha querido en las grandes revoluciones -China por ejemplo-, de partir de nuevo y hacer todo bien ahora sí que sí. Imagínate que pasaron de ser una sociedad comunista a transformarse en el peor lugar del capitalismo, el más potente, el más desatado y el más extremista. Los extremos atraen a sus opuestos… la liberación rusa trajo a Stalin.

¿Qué es lo que más le gusta de este proceso?

Que ocurra lo que ocurra con el proceso social y político, el cambio de las personas ya está. La gente ya no está ‘ni ahí’. Los jóvenes ya no están mirando las noticias ni creyendo a raja tabla lo que dicen lo medios, lo averiguan en Twitter. Yo no se tragan El Mercurio ni el Canal 13, ni nada. Eso es completamente nuevo.

Y también se acabó el miedo que marcó fuertemente la primera década del siglo XXI, marcada por el atentado a las torres gemelas. A raíz de lo que pasó, el mundo se quedó muy paralizado, y lo que se hizo fue aumentar el control policial. Pero ya en 2010 la cosa se empezó a desatar de nuevo, salió a las calles y ahora es todo distinto.

Por estos días se han dado a conocer resultados de encuestas de opinión, que muestran que el descontento con el gobierno sigue aumentando, y las reformas que se pedían aparecen cuestionadas, aunque no dejan claro si es por la manera en que se llevan a cabo o porque no se querían reformas. Este nivel de críticas, de impaciencia, de dificultades. ¿Cómo se relacionan con este proceso?

gonzalo pérez 7Tienen que ver directamente, porque esta configuración planetaria nos pone a todos rebeldes, y  emocionalmente muy adelantados a todo que lo que pasa. Eso significa que queremos ya vivir la democracia plena, ya la igualdad. Un anhelo fuertísimo, particularmente de los jóvenes, es el de la honestidad y la sinceridad. La mentira pública siempre ha existido, pero ahora se multiplica gracias a los medios tecnológicos y son un escándalo. Los seres humanos de hoy ya no soportan que les cuenten un cuento, y que digan formalmente mentiras. Y no es que ocurra sólo en Chile, en otras partes del mundo está pasando exactamente lo mismo.

Yo reviso mucho lo que pasa en Estados Unidos, y los norteamericanos están furia con Obama, lo encuentran lo peor… injustamente, pero así es la cosa. En Inglaterra ni hablar. Da un poco lo mismo cuán bien o cuán mal lo hagan, porque la sensación es que el modus operandi político ya nadie lo quiere. Todo el gran tema de que para poder mantener el poder, hay que hacer transacciones, hay que mentir y unirse con los que antes eran enemigos. Todas esas huevás, la gente ya no las quiere.

¿En qué cosas se notan los cambios que están ya están en marcha?

Voy a nombrar tres hechos que he observado hace tiempo, que son demasiado importantes e irreversibles porque lo cambian todo para siempre. Uno, elegir una presidenta mujer. Eso fue de un efecto psicológico gigantesco. La fantasía de que las mujeres son inferiores, que tienen el cerebro más chico, y que hay explicarles las cosas porque como son minas, son irracionales, todo eso no tiene posibilidades de seguir en pie cuando se elige y se reitera más tarde la elección de una presidenta mujer.

gonzalo pérez 4Segundo hecho. En la Cámara de Diputados, hay tres revolucionarios. Giorgio, la Camila y Gabriel. Dan un poco lo mismo sus doctrinas, sus ideas. Lo crucial es que ellos son seres humanos que están en otra, que lo hacen todo de otra manera, que no van a mentir ni cagando, ni hacer una tranza ni muertos. Gabriel va y dice: ‘¿por qué me tengo que poner corbata si yo no uso nunca? ¿Por qué ahora?’ No es cierto que ellos no logren influir en que las leyes sean de cierta manera, porque el sólo hecho de que estén ahí es el futuro entrando de manera indetenible, porque todos vamos sintiendo que ése es el Congreso que queremos y no el otro.

El tercer hecho, es algo espectacular, porque estamos hablando de cosas que ya tienen que ver con el sentir colectivo, que es lo que a mí me importa. Hasta el año 2013, en la dulce patria, había algo totalmente inaceptable, que era la homosexualidad. Hasta ese año, ser gay era lo más difícil del mundo, lo mejor era que nadie supiera que se era gay… y de repente, la balanza cambió para el otro lado, y de un minuto a otro, lo que es impresentable hoy en día es la homofobia. Es impresionante. Yo les digo a los chicos y chicas gay que me vienen a ver que ahora hasta El Mercurio está con ellos, porque no les queda otra. Y ese cambio es impresionante. En el Chile de hace un año, un huevón en un almuerzo familiar con un poco de trago podía decir ‘a los maricones hay que matarlos a todos porque pervierten a los niños’ y todas esas tonteras. A los que escuchaban eso, no les quedaba otra que aguantar esas estupideces. Hoy día, no creo que en ninguna casa se puedan decir esas leseras sin que le digan ‘Ya po, ubícate’.

Para mí, como observador, todos estos son avances demasiado importantes, y no creí que los fuera a ver en vida. Ya en Uruguay se están casando (los homosexuales). ¿Cuánto falta para que en Chile se legalice la marihuana? Puede costar más o costar menos, en tres años o en siete, pero es inevitable.  ¿Cuánto falta para que mi sobrino Rodrigo se pueda casar con su novio Carlos, y llamarse marido y marido? Lo mismo, pueden ser tres año o siete, un poco más o un poco menos. Que se casen los hetero no le importa a nadie, lo importante es que los gay se puedan casar porque eso le da un sello social muy importante.