nisman“Yo puedo salir muerto de esto”. Con esas categóricas palabras, el fiscal argentino Alberto Nisman, encontrado hoy muerto en su departamento de Puerto Madero, había advertido de la peligrosa situación en la que se encontraba, tras haber denunciado a la presidenta Cristina Fernández y al canciller Hector Timerman de encubrir a los responsables del atentado ocurrido en 1994 contra la seda de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA).

La frase de advertencia la había entregado a los medios trasandinos y la repitió este sábado.

La acusación contra Cristina “K”  y el canciller argentino la había realizado el pasado jueves 15, mediante un comunicado de prensa, en el que aseguraba que a través de escuchas telefónicas había logrado determinar maniobras del mismo Gobierno argentino para “borrar a Irán del caso AMIA”.

Nisman, quien había dedicado los últimos once años de su carrera a investigar el atentado, acusaba a la mandataria de “encubrimiento agravado, incumplimiento de deberes de funcionario público y estorbo del acto funcional“.

El fallecido fiscal tenía 51 años, y hoy lunes iba a entregar más antecedentes sobre sus acusaciones contra Fernández y Timerman ante el Congreso, pero fue encontrado en la tina de su departamento con un disparo en la cabeza.

Hasta el momento, las autoridades a cargo de la investigación por la muerte de Nisman han asegurado que “todos los caminos conducen al suicidio”, según afirmó el Secretario de Seguridad, Sergio Berni.

El cuerpo del fallecido fiscal fue encontrado por su madre en el baño del exclusivo departamento ubicado en Puerto Madero. Nisman contaba con resguardo policial desde que había realizado la denuncia, y durante la noche de este domingo, habían alertado a la secretaria por la falta de respuesta a los llamados telefónicos”.

El funcionario informó que la presidenta ha sido notificada del caso, y que los peritajes realizados se han hecho “con absoluta transparencia adelante del juez, la fiscal, testigos y la familia de Nisman”, según reporta el canal argentino TN.

Por su parte, el canciller argentino Herctor Timerman, también acusado por Nisman, llegó esta mañana a Nueva York, y al ser consultado por la prensa sobre sus reacciones, dijo haberse enterado “por un mensaje de texto” y sólo dijo al pasar: “Lamento la muerte de un ser humano”.

El atentado contra la mutual judía AMIA estremeció a Buenos Aires el 18 de julio de 1994, tras el estallido de un coche bomba que dejó a 85 personas muertas y unas 300 que resultaron heridas. En dos décadas de investigación, el emblemático caso aún no tiene a nadie procesado por su responsabilidad.