Pastor-Soto1-574x364El autodenominado “pastor” Javier Soto no para de hacer noticia y por razones cada día más indignas. Hoy la víctima de sus agresiones fue el diputado por Magallanes Gabriel Boric, quien tuvo que soportar en las puertas del Congreso los gritos de Soto acusándolo de “pervertido y enfermo” y de “fanático de las orgías”.

La obsesión de Soto con Boric comenzó la semana pasada, cuando consultado por el “pastor” sobre su postura ante al Acuerdo de Vida en Pareja (AVP), el diputado de Izquierda Autónoma contestó que “no estaba sólo a favor del AVP, sino también del matrimonio igualitario y la adopción por parte de parejas homosexuales”.

La nueva agresión de Soto ocurre en paralelo a la presentación de una denuncia por parte de la bancada de diputados de la DC contra el religioso por su agresión homofóbica al diputado falangista Claudio Arriagada. Soto ya había agredido a los dirigentes Rolando Jiménez y Luis Larraín, del Movilh y la Fundación Iguales respectivamente.