andres velasco preocupadoCada día se le complica más el panorama al principal rostro de Fuerza Pública Andrés Velasco a medida que la investigación del fiscal Carlos Gajardo sobre el caso Penta arroja nueva información a la luz pública. A las contradicciones de su versión develadas con los testimonios judiciales de Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín, hoy se suma lo dicho a Gajardo por el financista de su campaña, Tim Purcell.

Según consigna La Tercera, el empresario habría declarado ante la Fiscalía Oriente el pasado 9 de enero que “a fines de 2012 o a comienzos de 2013, a través de un correo electrónico le pregunté a Tocornal (gerente general de Penta) si la empresa Penta estaría interesada en hacer un aporte (a la campaña de Velasco)”.

Tim Purcell añadió en su relato que “Tocornal me responde que sí, y me indica el monto, $ 5.000.000, y me dice que requería de un respaldo para justificar el aporte, esto es algún tipo de documento que justifique el egreso desde Penta”. Es entonces que, de acuerdo a la declaración del financista de Velasco, aparece la boleta que el abogado Gabriel Méndez le pide al contador Jorge Olave: “A Méndez le digo que Penta está dispuesto a hacer un aporte de $ 5.000.000 a la asociación y que necesita un respaldo. A los pocos días me manda un correo y me dice ‘aquí va la boleta’”.

El testimonio judicial de Purcell contradice la que hasta ahora es la versión oficial de Velasco: que su relación con Penta fue estrictamente profesional, a través de “charlas” efectuadas durante 2013.

Purcell declaró que “a fines de 2012 o a comienzos de 2013, a través de un correo electrónico le pregunté a Tocornal (gerente general de Penta) si la empresa Penta estaría interesada en hacer un aporte (a la campaña de Velasco)”.

El ex ministro de Hacienda de Michelle Bachelet es investigado por la Fiscalía no sólo por la boleta provista por Olave a Méndez para que Penta le suministrara por esa vía 5 millones de pesos, sino también por los $20 millones que le pagaron los controladores del holding por un almuerzo.

De acuerdo a Velasco, la suma pagada por el almuerzo fue a dar a su consultora Cactus y no a su campaña, cosa que se contradice con lo declarado a la fiscalía por Hugo Bravo, Délano y Lavín: “Una presentación a los controladores del grupo, a la plana directiva. Yo le dije (a Manuel Tocornal) que mi agenda está súper copada y que si lo hacía le iba a cobrar $20 millones (…) los $ 20 millones recibidos en Cactus se utilizaron en el giro de la empresa y no se gastaron en gastos de campañas”, señaló dijo Velasco a Gajardo.

Lo declarado por los controladores de Penta, por otro lado, apunta en una dirección distinta:

“Estos son aportes en el filo de la navaja, porque él puede sostener que es una asesoría. Yo lo entiendo como una recaudación de fondos elegante”, afirmó Carlos Lavín.

Por su parte, Délano sostuvo que en el almuerzo no hubo power point ni nada parecido. Sólo se conversó. Manuel Antonio Tocornal sabía que después del almuerzo íbamos a ser generosos con Velasco. El almuerzo con Velasco fue una especie de charla asesoría con fund-raising que es muy común y legal en Estados Unidos. Si yo fuera candidato lo haría del mismo modo.