ezzatijpgEl arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, se sumó a las voces críticas del proyecto que busca despenalizar la interrupción del embarazo en caso de violación, riesgo de vida de la madre e inviabilidad del feto, manifestando que el deber de los católicos era “defender la vida”, objetivo para el cual “la sociedad humana está llamada a organizarse”.

“Lo que nosotros les hemos pedido a los laicos es que sean los primeros responsables de la acción pública”, señaló el eclesiástico a la Agencia Católica de Informaciones (ACI Prensa).

“Con todas nuestras fuerzas, hemos dicho que un proyecto de aborto -recalcó Ezzati- es siempre contrario a lo que Dios quiere porque Dios nos ha hecho para vivir y la sociedad humana está llamada a organizarse justamente para que la vida sea defendida y pueda crecer desde el comienzo y hasta el final”.

Si bien descartó que los obispos puedan convocar a manifestaciones, señaló que estaba “muy contento” de que laicos católicos sí lo hicieran: “yo sé que los laicos de Santiago y de Chile se están organizando para manifestar lo que es nuestra fe sobre la vida y nuestro propósito de defenderla. Y yo estoy muy contento que los laicos asuman sus responsabilidades”.

Para Ezzatti, sin embargo, los eclesiásticos no deben tener un rol pasivo, pues estarían “llamados” a “defender la vida, a proclamar la dignidad de la vida y en el ámbito propiamente social y político, los laicos tienen una tarea indispensable”.

Finalmente, el arzobispo Ezzati llamó que el voto de los parlamentarios creyentes “obedezca siempre a una recta conciencia y también a sus convicciones cristianas”.