“Si compra un seguro contra terremotos, lea su póliza cuidadosamente”, comienza un reportaje de la prensa de Kansas, Estados Unidos. Una póliza obtenida por los medios mostró que los terremotos causados por la fracturación hidráulica fueron excluidos de la cobertura de terremoto y no es casual, la correlación entre el aumento de sismos y la proliferación de la técnica de explotación de petróleo y gas conocida como fracking es cada vez más clara.

Buchanan-Rex_11033Rex Buchanan, director interino del Kansas Geological Survey, afirmó que la agencia está considerando que los recientes terremotos en el estado han sido causados por las prácticas de producción de petróleo y gas. Para el geólogo existe una correlación entre temblores y el creciente uso de la inyección de agua salada. “Creo que es razonable decir que esa es la dirección en la que vamos. Hemos tenido una serie de reuniones con el Servicio Geológico de Estados Unidos y la gente de la comunidad académica en todo el país, y la atención va hacia allá en este momento”, dijo Buchanan al ser consultado sobre si creía que hay una “probabilidad razonable” de relación entre los terremotos y el uso de la inyección.

Las afirmaciones de Buchanan van en una dirección contraria a lo establecido por un grupo de trabajo nombrado por el gobernador Sam Brownback, que el año pasado encontró que no hay pruebas concluyentes que vinculen los terremotos y los pozos de inyección. Sin embargo, según sostiene el reportaje del The Hutchinson News, hay datos que muestran un aumento en la ocurrencia de terremotos. De acuerdo con el Servicio Geológico de Kansas, se produjeron en ese estado  34 sismos con magnitud 2.5 o mayor entre 1977 y 2012, mientras que desde 2013 esa cifra ha llegado a 115. Aun más, si se mira el caso de los condados de Harper y Summer, en el centro-sur de Kansas, el aumento de producción (solo en Harper) de 361 mil barriles en 2010 a unos 1.85 millones en los primeros nueve meses de 2014, se corresponde con un aumento dramático de sismos superiores a 2,0 Richter, de 2 entre 1977 y 2012 a 138 desde 2013. El condado de Harper también pasó de 44 pozos de inyección en 2009 a 71 en 2013, y las cifras finales de pozos construidos en 2014 no están todavía disponibles. Además, el volumen de agua inyectada por esos pozos también ha ido en aumento: de cerca de 11,3 millones de barriles en 2009 a 51,8 millones en 2013.

Se trata de una cuestión de alta relevancia para el estado de Kansas, cuya industria de petróleo y gas genera alrededor de 4.3 mil millones de dólares al año y emplea a 118.000 personas.

 

¿Qué es el fracking?

Según el sitio http://frackingezaraba.org, el Fracking es un término anglosajón para referirse a la técnica de fracturación hidráulica para la extracción de gas no convencional. Consiste en la extracción de gas natural mediante la fracturación de la roca madre (pizarras y esquistos). Para extraer el gas atrapado en la roca se utiliza una técnica de perforación mixta: en primer lugar se perfora hasta 5000 metros en vertical y después se perfora varios kilómetros en horizontal (2 a 5). Entonces se inyecta agua con arena (98%) y una serie de aditivos químicos (2%) a gran presión. Esto hace que la roca se fracture y el gas se libera y asciende a la superficie a través del pozo. El proceso se repite a lo largo de la veta de roca rica en gas. Parte de la mezcla inyectada vuelve a la superficie (entre un 15 y un 85 %).
En el siguiente video, el Canal Telesur lo explica en términos visuales.