patricio guzmánTras el éxito obtenido en las Berlinale, el cineasta chileno Patricio Guzmán salió a responder las consultas que se le hicieron sobre el país que dejó atrás para radicarse en Francia, y no se guardó palabras a la hora de criticar la visión positiva que se tiene de Chile en el extranjero, la cual calificó de “mito”.

“Por supuesto, es un país más civilizado que Bolivia, que Perú y probablemente que muchos países centroamericanos”, dijo el realizador chileno, quien destacó que si bien “Santiago parece una ciudad norteamericana en algunos barrios”, existe “una desigualdad social enorme”.

Guzmán no tardó en indicar los aspectos negativos de Chile y señaló que “la educación es mala, los hospitales funcionan mal. Eso hay que decirlo en Chile, para poder superar el golpe de Estado: Es un país ideologizado”, aseguró.

El cineasta criticó  que “en Chile no se hable del pasado (…) Las fuerzas armadas chilenas nunca han confesado los crímenes que han cometido: hay un pacto de silencio. En el lanzamiento de cuerpos al mar participaron cientos de civiles que tampoco han sido juzgados”.

Para el realizador “los cineastas estamos para protestar y poner las cosas en su sitio” y apuntó a quienes escriben los libros de historia en Latinoamérica. “(Hay) malos historiadores, muy ideologizados y poco científicos. Está llena de héroes de cartón-piedra. Generales con la espada en alto que no sabemos quiénes son”, criticó.

“En Chile, la historia ha sido contada por la clase alta. Desde que se fundó, en 200 años hubo 15 masacres y nadie habla de ello. Durante mucho tiempo, la clase alta que vivía en el campo salía a caballo a matar campesinos como jugando al tiro al blanco, con impunidad completa”, lanzó Guzmán.

“Es un país que recién está descubriendo la verdadera historia”, afirmó, aunque celebró que al menos “ahora están apareciendo historiadores nuevos como Gabriel Salazar“, ex militante del del MIR, que aparece su nuevo documental.

El pasado domingo, Guzmán estrenó en el Festival Internacional de Cine de Berlín su documental “El botón de nácar”, el cual versa sobre el genocidio indígena ocurrido en Chile, ligándolo con los crímenes cometidos bajo el régimen de Augusto Pinochete en dictadura. Su film compite entre otras 19 cintas por el deseado Oso de Oro que se entrega el próximo sábado y según un ránking de la revista especializada “Screen”, se encuentra dentro de los los mejores calificados.

El documental se centra en la Patagonia chilena, especialmente sobre la desaparición de los Selknam, y recurre a archivos fotográficos de la Nasa y de los primeros pobladores del lugar tomadas hace un siglo por un misionero austríaco, entrecruzados con testimonios actuales.

“El botón de nácar” viene a significar una continuidad de su anterior trabajo cinematográfico, “La Nostalgia de la Luz”, documental que también aborda la construcción de la memoria histórica, especialmente sobre la desaparición de prisioneros políticos en dictadura, entrelazando la búsqueda por parte de sus familiares con el trabajo astronómico que se desarrolla en el norte de Chile, a pocos kilómetros de donde fueron fusilados y hechos desaparecer cientos de prisioneros políticos.