clínica-uc-ALa Corte de Apelaciones de Santiago acogió a tramitación un recurso de protección presentado en contra de la Red de Salud UC-Christus, tras el alza registrada en sus prestaciones de salud de hasta un 20%.

La polémica se había iniciado tras la fuerte molestia manifestada por la isapre Colmena Golden Cross, uno de los antiguos socios que la Red de Salud UC había conseguido para la formación de la Clínica UC San Carlos.

Todo se originó el pasado 19 de diciembre, cuando la prestadora de servicios médicos informó a Colmena de un alza en los valores de sus prestaciones para los afiliados de dicha isapre en su red. En su momento, el presidente de Colmena, Gonzalo de la Carrera, calificó la medida como “un aumento unilateral de precios” y que “va en directo desmedro de nuestros afiliados”.

Esto llevó a que no sólo Colmena manifestara su molestia, sino que junto a Banmédica decidieran poner término al contrato con la Red UC, denunciando un alza unilateral.

Esto provocó que una afiliada a Colmena que presenta un embarazo gemelar, decidiera recurrir al tribunal tras haber sido atendida durante todo el proceso por médicos de la Red UC, por lo que tenía planificado el parto en una de las clínicas de la Universidad Católica.

Jaime Santander, subdirector médico de la Red de Salud UC aseguró a Radio Bío-Bío que, tras el término del contrato entre la clínica y las isapres, ellos no incurrieron en una acción ilegal.

“No existe ninguna vinculación contractual ente la Red de Salud y el beneficiario de la isapre, hasta el momento en el que éste se transforma en nuestro paciente a través del contrato de servicio respectivo. Es por eso que, en este contexto, nuestra Red de Salud no ha incurrido en ningún acto u omisión arbitraria o ilegal, sino que nuestro actuar se ha adecuado siempre al marco de la ley”, afirmó.

Si bien la Corte de Apelaciones decidió acoger a trámite el recurso de protección, desestimó decretar la orden de no innovar solicitada por la afectada.