antonio-ledezma1Nuevamente una detención a opositores venezolanos concita el interés mediático mundial, dividiendo las opiniones entre aquellos que aseguran  que se están violando los Derechos Humanos, y quienes apoyan al proceso bolivariano -hoy liderado por Nicolás Maduro- sumido en una importante crisis económica y política hace ya más de un año.

Si la prisión por más de 365 días de Leopoldo López ya complicaba la posición internacional de Maduro, las extrañas circunstancias en las que se tomó preso a Antonio Ledezma, alcalde de Caracas, vinieron a reflotar con más fuerza la condena contra el gobierno venezolano.

Según familiares de Ledezma, el Sebin concurrió hasta las oficinas del alcalde de Caracas y sin orden de detención precedió a llevarlo hasta una estación adscrita al servicio de inteligencia oficialista.

Nicolás Maduro, a las horas después de conocerse la noticia, aseguró en una cadena de radio y televisión que Ledezma había sido detenido por órdenes de la Fiscalía, y que “va a ser procesado por la justicia venezolana para que responda por todos los delitos cometidos contra la paz del país, la seguridad y la Constitución”, aseguró.

Ledezma ya había rechazado las imputaciones sobre su participación en “La Salida 2”, como se le ha llamado al nuevo plan de golpe de estado que habría sido frustrado por las autoridades.

“En lo que va de régimen de Maduro ya van 12 supuestos golpes de Estado. Aquí los que tienen el golpismo en los tuétanos son estos señores que están en el gobierno”, dijo tras ser consultado sobre el tema a periodistas locales durante la semana pasada.

 

El apoyo golpista

Al igual que a López, el edil metropolitano de Caracas ha sido acusado por Maduro de liderar planes golpistas, específicamente el plan “La Salida” que ya desde 2014 viene buscando desestabilizar al gobierno venezolano.

Ledezma es un ex diputado de Acción Democrática (AD), organización que participó del Pacto Punto Fijo y que mediante el bipartidismo gobernó a Venezuela entre 1958 y 1998, antes de la llegada de Hugo Chávez al poder.

ledezmaEn 1992 fue designado por el gobierno de Carlos Andrés Pérez como Gobernador del Distrito Federal de Caracas y su administración es recordada la fuerte represión impulsada contra las protestas sociales, previo al alzamiento militar liderado por el entonces oficial del Ejército, Hugo Chávez, que no cumplió con sus objetivos y terminó llevándolo a la prisión.

Posteriormente escaló políticamente y en 1996 llegó a ser alcalde del Municipio Libertador (Caracas). Su gestión hasta el 2000 estuvo marcada por irregularidades y represión, hasta que en la campaña presidencial de 1998 terminó traicionando al candidato de AD para darle su apoyo a Alfaro Lucero, el único que parecía hacerle el peso a Chávez en su primera elección presidencial.

Ya con Chávez en el poder, renunció a AD en el 2000 y fundó su propio partido -Alianza al Bravo Pueblo- con la idea de postularse como candidato presidencial, aunque desistió ante el escaso apoyo popular. Entonces decidió repostular a la alcaldía de Caracas, pero tras perder las elecciones optó por desconocer los resultados.

En 2002 respaldó el Golpe de Estado perpetrado contra Hugo Chávez, entregando su apoyo a los militares que desafiaron al gobierno e intentaron acabar con la República Bolivariana de Venezuela.

Ya en 2004 fue ligado a los planes de desestabilización conocidos como “Plan Guarimba”, manifestaciones populares que se detuvieron tras el triunfo de Chávez en el referéndum revocatorio celebrado el 15 de agosto.

En 2008 logró obtener la alcaldía metropolitana, reducto considerado en ese entonces como el segundo puesto de importancia política en Venezuela. Pero a pocos meses de su elección, Chávez promulgó una ley que creó el cargo de “Jefe de gobierno de Caracas”, nueva figura administrativa que le arrebató casi todas sus competencias, especialmente el control de las escuelas locales y de la policía.

Ledezma huelga de hambre

Antonio Ledezma durante la huelga de hambre realizada en 2008.

Eso lo llevó a realizar una huelga de hambre ante la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA) ubicada en la capital, la cual abandonó a los seis días tras conseguir el respaldo del secretario general, José Miguel Insulza, para revisar su caso.

Luego que sus competencias más sensibles fuesen transferidas hacia la nueva figura administrativa, el cargo que aún ostenta sigue siendo considerada una posición de poder pero más simbólica que concreta.

 

La insurrección ante Maduro

En febrero de 2014 y ya con Nicolás Maduro en el poder, se plegó a “La Salida”, revuelta opositora liderada por Leopoldo López y la ex diputada María Corina Machado, que se tradujo en violentas acciones que provocaron la muerte de 43 personas y más de 3.500 detenidos.

En enero de este año, Ledezma había firmado un comunicado conjunto con López y Machado, en el que  aseguraban que “si en 2014 la salida era urgente, en 2015 es impostergable”.

Ledezma era parte importante de la campaña internacional que llevó al ex presidente Sebastián Piñera a visitar Venezuela a fines de enero pasado, junto a otros mandatarios de la derecha latinoamericana y mundial, como José María Aznar, Andrés Pastrana y Álvaro Uribe.

Mientras medios internacionales califican la detención como política, la Fiscalía venezolana anunció que el próximo viernes se presentarán oficialmente los cargos en contra de Ledezma, acusado de poseer fuertes vínculos con una trama conspiratoria que intentaba derrocar al presidente Nicolás Maduro.

ledezma-piñera