fulvio-rossiEl senador socialista Fulvio Rossi salió a descartar que la boleta emitida por su ex asesora Mariela Molina por $ 4,4 millones a Soquimich haya estado destinada a un financiamiento irregular de campaña.

En entrevista con La Tercera, Rossi aseguró sobre Molina que “como diputado trabajó conmigo hasta noviembre de 2008 y en el Senado desde 2010 hasta 2012”, pero que “durante todo el año 2009 ella no trabajó conmigo por diversas razones más bien de índole personal”.Las declaraciones de Rossi surgen luego que surgieran los correos electrónicos de Molina a diversos medios de comunicación en 2009 informando sobre las actividades y opiniones de Rossi durante su campaña senatorial, correos que contradicen la versión de la inexistencia de una vinculación laboral entre ambos ese año.

Rossi, si bien insitió que Molina no trabajaba para él durante su campaña senatorial, reconoció la probabilidad de que siguiera colaborando ad honorem: “En esa época yo estaba en campaña. Ella no tenía una relación contractual, pero cualquier persona que ha trabajado en una campaña política sabe que en ellas hay colaboradores. Mariela ha trabajado conmigo en todas mis campañas. Me ayudaba especialmente en los temas comunicacionales”.

La polémica sobre las boletas emitidas por la asesora de Molina surgió en el marco de la “arista política” del caso Penta, derivada de la indagación requerida por el fiscal Carlos Gajardo de 19 boletas emitidas a la empresa Soquimich, controlada por el ex yerno de Augusto Pinochet, Julio Ponce Lerou, el año 2009.

Sobre Ponce Lerou, el senador socialista declaró a La Tercera que “lo conozco porque es un personaje muy conocido, pero no tengo una relación de amistad con él”, sin embargo, no descartó que el ex yerno de Pinochet lo apoyara de manera reservada: “hay aportes reservados que uno no sabe de quién son, pero que yo sepa no he recibido recursos”, aseguró.

Rossi añadió que “todo el financiamiento de mi campaña fue completamente legal” y afirmó sobre el diputado Hugo Gutiérrez, que lo ha acusado públicamente de ser “financiado por las empresas mineras” que “el único afán que tiene, es ser senador. Ha quedado en evidencia su ambición personal y su oportunismo”, añadiendo que se querellará en su contra por calumnias.