viva-chileLa denuncia interpuesta por el Ejército de Chile contra dos funcionarios de su institución dio pie a extensa una investigación por parte de la Fiscalía militar. La acusación apunta a que el supuesto fraude (de 103 millones de pesos), habría sido cometido a través de facturas falsas amparadas en reparaciones ficticias de vehículos militares.

Según el comunicado del Ejército, que ratificó la información publicada por La Tercera, el caso comenzó a ser indagado en abril pasado, cuando se detectaron irregularidades en algunas facturas del Comando de Apoyo a la Fuerza (CAF).

Según la institución, tras el conocimiento de los hechos, se habría ordenado “inmediatamente la instrucción de una Investigación Sumaria Administrativa (ISA), que se encuentra actualmente en desarrollo”, recalcaron.Un coronel identificado como C.M y un cabo bajo las iniciales J.C.C son los investigados en este caso. Ambos ya se encuentran en prisión preventiva “y sometidos a proceso como autores de delitos de defraudación fiscal y y falsedad documentaria”, informaron.
Por ahora no se descarta que la cantidad de dinero involucrada en el delito aumente. A su vez, el Ejército expresó su “más enérgico rechazo” a todo tipo de acción que vulnere el ordenamiento legal y la reglamentación vigente”. Por ello, aseguraron que, una vez finalizada la investigación, tomarán las medidas disciplinarias y administrativas que corresponden. En tanto, el Ministerio Público está investigando la participación de civiles dentro del mismo delito. Según las declaraciones de la fiscal Ximena Chong a La Tercera, ya se habría detectado al titular de una empresa proveedora de insumos para vehículos militares, quien habría entregado “al menos una factura por servicios que no se efectuaron”.