compagnon y davalosUna nueva polémica se abre en torno al llamado “Nueragate”, ya que Sergio Bustos, que interpuso una demanda laboral contra Caval, la empresa de la esposa de Sebastián Dávalos, Natalia Compagnon, confesó que los abogados de la compañía le ofrecieron 160 millones de pesos a cambio de que retirara su denuncia y no “hablara más con la prensa”.

De acuerdo a lo declarado por Bustos a El Líbero, la oferta se produjo tres días después de que Qué Pasa hiciera público el crédito de 6 mil 500 millones de dólares otorgado por el Banco de Chile a la nuera de la Presidenta Bachelet. Su primera versión consistió en el ofrecimiento de 50 millones de pesos, lo que fue rechazado por Bustos.

En entrevista con Radio ADN, Bustos señaló que “cuando la revista (Qué Pasa) sacó la publicación, a los dos días me llaman y tratan de iniciar un arreglo conmigo, viajan a Talca y terminamos negociando en 160 millones de pesos para quedarme callado, retirar la demanda laboral, con un contrato de que no puedo decir nada nunca más y con una cláusula penal de pago de 5 mil UF si yo abría la boca”.

Después del rechazo del demandante, los abogados de Caval subieron la oferta a 135 millones de pesos y pusieron el 11 de febrero como fecha tope para su aceptación. Ese día, sin embargo, Bustos habría acordado que se le pagaran 160 millones para retirar su demanda, en la que exige 200 millones de pesos por sueldos impagos.

Según la versión de Bustos, el acuerdo con Caval consistía en no referirse públicamente al tema de nuevo, no compartir con medios de comunicación documentos sobre su relación con la empresa q incluso solicitar a Qué Pasa la destrucción de documentos que tuvieran en su poder.

“Terminamos negociando en 160 millones de pesos para quedarme callado, retirar la demanda laboral, con un contrato de que no puedo decir nada nunca más y con una cláusula penal de pago de 5 mil UF si yo abría la boca”.

Para el jueves 12 de febrero, en una notaría de Santiago, fijaron la firma del acuerdo, pero Caval postergó la cita para el viernes 13, primero, y para el lunes 16, después. Entonces le ofrecieron 11 millones en un cheque y los otros 149 en documentos a 60 días, sin aclarar la forma de pago, informa El Líbero.

De aparecer en la prensa alguna información sospechosa de haber sido filtrada por Bustos, la cláusula de pago de 5 mil UF se aplicaría y no se le pagaría el resto del dinero ofrecido, debiendo todavía retirar su demanda laboral.

Las últimas condiciones fueron rechazadas por Sergio Bustos, pero acordó firmar con Caval un nuevo acuerdo en el que el pago de los 149 millones quedaría a nombre de Mauricio Valero, socio y gerente de Caval, acuerdo que según el profesional se cayó.

Bustos declaró a El Líbero: “Nuevamente me siento engañado por los representantes de Caval, debido a que para ganar tiempo de realizar las inscripciones en Machalí y buscar cómo salir mejor parados de la situación creada por ellos mismos, me acallaron y amordazaron desde el 8 al 19 de febrero”.

Bustos trabajó en la empresa de Compagnon entre mayo de 2013 y septiembre de 2014 bajo la oferta de un contrato de cuatro millones mensuales, contrato que según su versión, pese a su insistencia “nunca se firmó”.

Sin acuerdo entre las partes, Caval y Bustos enfrentarán este miércoles una audiencia en el Primer Juzgado de Letras del Trabajo de Santiago.