charlie-hebdo-2009711w645El semanario satírico Charlie Hebdo retornó este miércoles a los quioscos franceses siete semanas después del atentado que provocó la muerte de buena parte de su redacción, con menos expectación en el público que la generada por el número lanzado después de la matanza.

El número 1.179 de la publicación, que trata de recuperar el ritmo normal con menos referencia a los yihadistas que provocaron los atentados, tiene una tirada de 2,5 millones de ejemplares, frente a los 8 millones del número que publicaron una semana después de la tragedia, un récord de la prensa francesa.

El nuevo número de la publicación trae de titular Charlie Hebdo vuelve de nuevo” y lleva caricaturas de Nicolas Sarkozy, un yihadista, el papa y la líder ultraderechista Marine Le Pen, todos representados como perros que corren tras uno de menor tamaño que lleva en su boca un ejemplar de la revista, en una caricatura firmada por el dibujante Luz.

En su interior, Charlie Hebdo tiene numerosas referencias al atentado sufrido el pasado 7 de enero, cuando los hermanos Kouachi mataron a doce personas en la sede de la revista, entre ellos cinco de sus principales dibujantes.

Pero sus responsables afirman que quieren recuperar el ritmo normal de la publicación, lo que presupone diversificar el blanco de sus críticas. En la editorial del nuevo número, el actual director de la revista, Riss, critica a quienes “nunca dudan” y a los que postulan que la forma “provocadora” de la revista es responsable de los atentados.

“Todo el mundo ha apoyado a Charlie (…), pero pocos estarían dispuestos a dibujar y publicar una caricatura blasfema”, asegura el director, que considera que “la masa apoya a Charlie como apoya al toro en la plaza”.