vina-del-mar-2015El pasado 23 de febrero, Gustavo Vergara Navarro, representante de la Asociación de Sordos de Chile, presentó un recurso de protección en la Corte de Apelaciones de Valparaíso. El argumento es que el canal habría discriminado a la comunidad al no presentar en su emisión del Festival de la Canción de Viña del Mar el recuadro con un intérprete en lengua de señas chilena.

Según lo expuesto por The Clinic Online, la demanda de la comunidad de sordos le recuerda a los organizadores del festival que ellos son considerados “minoría lingüística nativa de Chile”, además de sumar a cerca de medio millón de habitantes en el país.

La iniciativa, además, consigna que “esta condición de apartheid lingüístico y comunicacional, lo que llamamos la violencia invisible o la violencia de las mayorías, se da por el hecho de que la mayoría de los chilenos castellano parlantes no se ven en la necesidad efectiva de tomar medidas especiales o adicionales en consideración de las necesidades especiales de comunicación de la minoría de chilenos que tenemos la lengua de señas chilena como lengua nativa y medio de comunicación natural y elemento esencial constitutivo de nuestra identidad cultural individual y colectiva de las personas Sordas”.

La comunidad recordó que el festival es un evento de alta trascendencia e impacto social y cultural y que la jornada inaugural, así como el resto de las noches, han sido transmitidas sin incluir el recuadro del intérprete de señas.

Para el vocero de la Asociación de Sordos de Chile, Vergara Navarro, esta medida tomada por CHV es arbitraria y refleja falta de voluntad para la inclusión de la comunidad, ya que la implementación del recuadro no implica mayores gastos para la señal y sólo tomaría 45 minutos. Además, hay garantías constitucionales que amparan a los sordo mudos en Chile.

“Chilevisión ha invertido importantes sumas de dinero en la realización de esta versión del festival y que asimismo ha demostrado una descollante capacidad artística, técnica y de gestión operacional, por lo que incluir el recuadro de intérpretes no corresponde a una imposibilidad técnica o financiera sino que al mero arbitrio de la concesionaria de televisión”, argumentaron,