No fue fácil que una ciudad que depende altamente del quehacer multimillonario del grupo Luksic tomara conciencia del grave e invisible problema de salud al que se ven expuestos, como consecuencia de emisiones nocivas desde los lugares de acopio de la minería.

Pero este sábado, más 10 mil personas marcharon y llegaron a la explanada de Antofagasta para sumarse a la convocatoria del movimiento “Este Polvo Te Mata”, integrado por diversas organizaciones sociales y ciudadanas de la zona. La disposición a movilizarse de la ciudadanía sorprendió a los propios convocantes, quienes habían proyectado el éxito de la actividad con una asistencia equivalente a la mitad de los que finalmente concurrieron.

La alarma sobre este problema había empezado a producirse en abril del año pasado, luego de que un estudio del Colegio Médico de Antofagasta identificó la presencia de 19 metales pesados en el borde costero. Esto llevó a que la autoridad sanitaria realizara una serie de exámenes a los establecimientos educacionales cercanos. Ahí se desencadenó la indignación ciudadana: los estudios arrojaron contaminación en niños de los jardines infantiles Semillita y Los Pollitos, lo cual se habría producido por la exposición a las emanaciones del concentrado de minerales provenientes de la minera Sierra Gorda.

La manifestación, como se había anunciado, recibió también el apoyo presencial de comunidades de Calama, Mejillones, Taltal y Tocopilla, las que se sumaron a la exigencia de soluciones concretas y terminar con la inacción que, dicen, ha tenido la expresión local del Gobierno frente a este problema.

A la falta de voluntad política del Gobierno para enfrentar el tema, que en opinión de los convocantes se debe a la cercanía entre la Nueva Mayoría y el grupo Luksic, se agrega un raquítico aparato fiscalizador. Según afirmó hace algunas semanas el presidente del Colegio Médico de Antofagasta, doctor Aliro Bolados, la Superintendencia de Medio Ambiente reconoció que tan sólo cuenta con tres fiscalizadores para vigilar todas las resoluciones ambientales que rigen la actividad industrial y minera de la región.

Es por ello que Ricardo Díaz, vocero de Este Polvo te Mata, anunció en su discurso de este sábado un ultimátum al Gobierno: si no hay un plan de descontaminación en 15 días, la región completa se paralizará.