carlos gajardoUn correo electrónico en que el fiscal Carlos Gajardo notificaba de su renuncia a su jefe, el fiscal regional Alberto Ayala, tras su designación exclusiva a la arista Soqumich (SQM), confirmó lo que hasta ahora era sólo un rumor.

El mensaje, publicado hoy en El Mercurio, fue enviado el lunes 17 de febrero, cuando Gajardo recibió la orden del fiscal jefe de Las Condes, José Veizaga, quien oficiaba como subrogante de Ayala, para que el fiscal adjunto de la Unidad de Alta Complejidad desagrupara la investigación, reordenando a los persecutores en cada arista, y que dejaba a Gajardo con dedicación exclusiva a línea investigativa que se sigue en torno a SQM.

En el mensaje, su jefe subrogante le solicitaba a Gajardo que desagrupara el caso y le asignara un nuevo número a dicha causa que sería tramitada pero la jugada no cayó nada de bien a Gajardo, quien se contactó con Solange Huerta para presentar su renuncia.

La drástica determinación la tomó en conjunto con su compañero Pablo Norambuena, y como intento resolver la situación, Huerta decidió designar a Andrés Montes a la cabeza de la arista SQM sin imaginar los cuestionamientos que recibiría por poner en ese caso al último hijo del senador PS, Carlos Montes.

Según afirma la publicación del matutino, Huerta había decidido nombrar a Montes ante su pública decisión de no postular al cargo de fiscal nacional.

La ola de críticas en ese entonces fue acalladas cuando el fiscal nacional, Sabas Chahuán, decidió tomar bajo su dirección el caso completo, y reponer a Gajardo en la investigación de todas las aristas.

El quipo encabezado por Chahuán ahora está compuesto por por los fiscales Gajardo, Norambuena y Emiliano Arias.