tranque_el_mauro_0Desde el primer momento en que el Tribunal de Los Vilos falló en contra de Minera Los Pelambres y la obligó a demoler el muro de contención del tranque de relaves El Mauro, se instaló una duda razonable ¿Cuánto tiempo tomará para que Luksic, controlador de la minera a través de Antofagasta Minerals, pueda dar cumplimiento al fallo judicial?

Seguramente la minera también se pregunta por los montos involucrados en dicha operación, pero la comunidad de Caimanes, que por más de 10 años ha luchado en contra del tranque, sólo espera a que se acate el fallo, por mucho tiempo que ello pueda requerir.

La resolución de la Justicia desató la inmediata molestia tanto en la minera como en el sector empresarial. El mismo lunes, Los Pelambres salió a anunciar que apelaría al fallo ante todas las instancias pertinentes, asegurando que la demolición “provocaría grandes daños a la comunidad de Caimanes y al medio ambiente”, y alertando además que cumplir con el dictamen “pone en juego la posibilidad de que la minería pueda mantener su desarrollo en Chile y contribución al crecimiento”.

santa cruz cpcPor su parte, el presidente de la Confederación de Producción y el Comercio (CPC), Andrés Santa Cruz, calificó la determinación como “una aberración” y cuestionó: “¿alguien se imagina lo que es derribar el tranque y el daño ecológico y a todo el mundo que afecta? Creo que estamos en presencia de algo insólito por decir lo menos”.

Y efectivamente, no se trata de llegar y detonar el muro de un tranque de relaves que tiene una capacidad para apresar más de 1.700 millones de toneladas de desechos. Sin embargo, las dudas persisten en torno a las capacidades técnicas para dar cumplimento al fallo.

 

Técnicamente: ¿posible o imposible?

Jorge Núñez, académico del Departamento de Ingeniería en Minas de la Universidad La Serena (ULS) e investigador del Centro de Agua para Zonas Áridas de América Latina y el Caribe (Cazalac), afirmó a Diario El Día que la demolición del tranque “es casi imposible de hacer o no se conoce ninguna experiencia en el mundo en el que se haya hecho algo parecido” y agregó que “desde el punto de la teoría, parece que algo que resulta muy difícil de realizar”.

ivan_angloSin embargo para el geólogo Iván Mlynarz, dirigente del Sindicato de Supervisores de Anglo American, dicha posibilidad sí existe pero “es carísimo y toma mucho tiempo”.

Según explica el geólogo, que ha trabajado durante años en procesos mineros, “para poder sacar el muro, primero hay que sacar el relave porque hay varios cientos de millones de toneladas que están detrás del muro”, pero advierte que si se saca la muralla contenedora de un minuto a otro “eso dejaría que el relave siga su curso por la cuenca hacia abajo, lo cual claramente es una situación de mucho riesgo”.

Para el sindicalista de una de las empresas mineras más grandes del sector, la interpretación del fallo no puede quedar restringida únicamente a la demolición del muro de contención. “Se debería entender que el fallo lo que solicita es la remoción de todo lo que se hizo, lo cual es de una dimensión gigantesca. Entonces, tiene dificultades técnicas muy grandes y lo único que se puede hacer es construir otro tranque de relaves aguas abajo, aprovechando esa situación ya que así la gravedad ayuda, y así poder depositar los relaves en otro lugar que tenga los permisos y autorizaciones ambientales”, explica.

Para Mlynarz, la construcción de un segundo tranque “es la única solución técnica posible”.

Mlynarz advierte que dicha medida además requeriría “una buena cantidad de agua” que permita realizar un “repulpeo” del material y así poder transportarlo hacia otra ubicación. Vale decir, los relaves deben retornar a su estado de “pulpa” y que sean trasladados por medio de un ducto o tubería. “Cuando se depositan los relaves, se les extrae la mayor cantidad de agua para que lo que se deposite sea arena en su mayoría, y para volver a moverlos, se le debe inyectar agua, hacerlo pulpa de nuevo y enviarlo por un ducto”, afirmó.

Para el geólogo, “lo más impresionante del caso es que no se toman las medidas cautelares adecuadas. Si efectivamente la justicia está tan firme en su idea de destruir el muro, lo que tiene que hacer es ordenar la paralización de Pelambres para que se deje de depositar relaves en ese lugar, pero esa medida nadie la ha tomado”, indica Mlynarz.

Por ello, el geólogo critica el fallo y dice que “la posición de la Justicia es bien absurda, porque es un fallo muy contundente y tajante, pero no toma la decisión más importante”.

Mlynarz resume afirmando que “con plata y tiempo se puede hacer casi cualquier cosa, el tema es cuánto va a salir y esa debe ser la pregunta que se están haciendo ellos para determinar lo que conviene más. Mover el tranque completo es carísimo y seguramente están analizando si esa inversión amerita que siga funcionando la mina. Técnicamente se puede hacer, pero de que es caro, es muy caro”, concluyó.

 

Casos anteriores

Si bien la magnitud de la tarea parece titánica, existen experiencias anteriores que contradicen la visión del académico de la ULS, Jorge Núñez.

OLCAAsí lo afirma al menos el director del Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales (OLCA), Lucio Cuenca. Si bien aclara que él no pretende entregar las soluciones al grupo Luksic, porque “eso un problema de la empresa y del Gobierno”, destaca al menos dos casos en los que hubo que trasladar relaves mineros desde un sitio a otro por razones de seguridad.

El primer caso se relaciona con la ex Disputada de Las Condes, hoy operada por Anglo American. Según Cuenca, el yacimiento Los Bronces contaba con un tranque de relaves ubicado cerca de Lo Barnechea y que estuvo cerca de colapsar en 1993, en medio de fuertes temporales en Santiago. “Ese tranque casi se vino abajo, y la gente emprendió acciones legales que finalmente llegaron a un acuerdo con la empresa de bajar ese tranque de relaves. Ahí la empresa construye otro tranque en la zona de Til Til, donde también tiene un embalse de relaves Codelco. Ellos bajaron hacia ese lugar los nuevos relaves además de los antiguos. No sé si ese proceso ya terminó o sigue en marcha, pero eso demuestra que es factible hacerlo”, afirmó.

El segundo caso, según Cuenca, lo protagonizó Codelco, específicamente en El Teniente. “Trasladaron un embalse antiguo que estaba con problemas de manejo al nuevo embalse que ellos tienen en la zona de Alhué, donde actualmente vierten los relaves de El Teniente”, afirmó.

Cuenca aseguró que el cumplimiento del fallo por parte de Luksic “es un tema de tiempo, de voluntad y de recursos”.

“Hay que partir de la base que este tipo de desechos no son reciclables. En definitiva, se trata de darle otro tipo de disposición, que normalmente debiera ser un nuevo tranque de relaves u otra forma de confinamiento que evite los impactos al medio ambiente y a la comunidad”.

Finalmente, el director de OLCA destacó las implicancias judiciales del fallo, ya que según él “va a remecer la forma en que se hace minería en nuestro país”.