ponce-lerou-620x330Este miércoles por la mañana, el gerente general de Soquimich (SQM), Patricio Contesse, presentó a través de su abogado Samuel Donoso una “cautela de garantía” en el Octavo Juzgado de Garantía de Santiago para impedir que la Fiscalía de Alta Complejidad pueda acceder a información contable de la compañía más allá de 2009, año tope que considera la querella interpuesta  por el Servicio de Impuestos Internos (SII) en el marco del Caso Penta.

Cuatro horas más tarde, sin embargo, la misma SQM emitió un comunicado desmarcándose de la acción.

“Sociedad Química y Minera de Chile S.A. (SQM) informa que SQM no ha presentado ninguna cautela de garantías para evitar la entrega de información al Ministerio Público, que el directorio de SQM se reunirá mañana para evaluar dicha solicitud de entrega y que el Ministerio Público fue oportunamente informado que SQM analizaría la procedencia legal de tal solicitud”, señaló la compañía.

El desmarque obedece a una división en el directorio de la empresa entre los socios minoritarios, representantes de la canadiense Potash, y la mayoría de los directores, hombres de Ponce Lerou, en cuanto a la estrategia para enfrentar la investigación. Mientras la compañía norteamericana está a dispuesta a transparentar la información para colaborar con la Fiscalía, entre los hombres del ex yerno de Pinochet el ánimo es distinto.

La acción de Contesse ante la justicia, de hecho, se produjo tras la creación de un comité especial del directorio, encargado de recabar información sobre el proceso para, supuestamente, colaborar con el Ministerio Público. Para ayer estaba programada, previa reunión entre los fiscales Norambuena y Arias con representantes del área jurídica de la compañía, la entrega de parte de la información contable solicitada.

El perfil de Donoso

Todo se complicó, sin embargo, con la “cautela de garantía” interpuesta por Contesse a través de su abogado, Samuel Donoso, un hombre de larga relación con la Concertación, el PPD y el gobierno de la Nueva Mayoría

Donoso, abogado penalista, fue parte del PPD desde los tiempos de su fundación. Según relata El Mostrador, fue muy cercano a uno de los entonces líderes del partido, Sergio Bitar, pero luego se pasó el bando contrario, el girardismo, para ser uno de los hombres fuertes de dicho sector.

En el primer gobierno de Bachelet, el PPD lo propuso como subsecretario del Interior para reemplazar a Felipe Harboe, sugerido para Intendente de la Región Metropolitana y para subsecretario de Justicia. También fue precandidato a diputado por Providencia, distrito por el que, finalmente, su partido postuló a Igor Garafulic. Durante la presidencia de Carolina Tohá, el abogado fue por un tiempo el secretario general de esa mesa directiva.

En el ámbito profesional, Donoso fue socio del estudio de Alberto Espina y Carlos Zepeda, defendió a Hector Peña Véliz, controlador de la empresa GATE en el escándalo MOP-Gate, y a Eduardo Monasterio, dueño de Inverlink.