boric-quintana-A1Este miércoles, la comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados aprobó la idea de legislar el proyecto de reforma laboral del Gobierno, con siete votos a favor y seis en contra, uno de los cuales fue el del diputado por Magallanes Gabriel Boric. El parlamentario de Izquierda Autónoma señaló que el Gobierno sólo considera las voces empresariales y de la derecha, no así las del sindicalismo.

“El Gobierno, en voz de los ministros Arenas y Blanco, sólo ha respondido a las críticas del empresariado y la derecha, pero han ninguneado a parte importante del sindicalismo chileno“, señaló Boric en alusión a los reparos expresados por sindicatos como la Unión Portuaria y la Confederación de Trabajadores, así como por dirigentes sindicales, como el dirigentes como el vicepresidente de la CUT, “es una profundización del plan laboral de Pinochet”, el secretario general señaló “es un amarre al movimiento sindical”. Además, recordó que María Ester Feres, ex directora del trabajo calificó la iniciativa como un “proyecto pro empresarial”.

Boric señaló que él votó en contra de del proyecto de reforma laboral “porque no es bueno para los trabajadores, excluye a más del 60 por ciento de los trabajadores”. El parlamentario explicó que, entre otras falencias, el proyecto sostiene que se va a terminar el reemplazo en huelga, aunque establece una figura que obliga a las empresas a hacer reemplazos internos.

“Hay algunos avances, pero son avances en la medida de lo posible, donde lo que es posible no lo definen los trabajadores”, recalcó.

En tanto, a través de una columna de opinión publicada este jueves, la presidenta de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y militante del Partido Comunista (PC), Bárbara Figueroa, se refirió al debate producido a propósito de la agenda laboral impulsada por el Gobierno, hoy en discusión en la Cámara de Diputados.

En la publicación, Figueroa defendió “la necesidad de que esta discusión se siga profundizando y perfeccionando a través del proyecto de ley presentado”. 

“Tenemos la gran oportunidad de hacer del nuestro un país más justo, donde cada actor pueda expresarse en su diversidad, pero sería una tremenda irresponsabilidad que por hacer de la diferencia o diversidad el esfuerzo principal, terminemos impidiendo los cambios para aquellos que hoy son los sin voz y cifran sus esperanza en nuestra responsabilidad”, manifestó la presidenta de la CUT.