caserones SMA

La Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) sancionó con una multa de 14.745 Unidades Tributarias Anuales –equivalentes a $7.620 millones aproximadamente– a la empresa minera SCM Minera Lumina Copper Chile, titular de los proyectos “Caserones”, por una serie de incumplimientos ambientales, entre ellos la falta medidas de mitigación necesarias para evitar la contaminación de aguas subterráneas en la cuenca del Río Copiapó.

A ello se suma la construcción de varios tramos de la línea de transmisión eléctrica fuera del trazado originalmente autorizado por la autoridad ambiental, además de la operación y puesta en marcha del proyecto minero sin la validación previa de los estudios, diseños y sistemas correspondientes al control de infiltraciones asociados a los depósitos de lixiviación y lastre; entre otros.

El proyecto, emplazado en la comuna de Tierra Amarilla, Región de Atacama, cuenta con Resoluciones de Calificación Ambiental (RCA) de 2010, 2011 y 2012, produce y vende concentrado de cobre, cátodos de cobre y concentrado de molibdeno. Todo, gracias a la explotación a rajo abierto del yacimiento ubicado en el entorno del Cerro Caserones. Además, para su funcionamiento, construyó una línea de transmisión que se alimenta del Sistema Interconectado Central (SIC) para proveer la energía eléctrica que requiere el proyecto.

Durante el año 2013, diversos organismos regionales junto a la SMA realizaron inspecciones a las instalaciones del proyecto y luego de un extenso análisis, la autoridad medioambiental concluyó que existen 17 infracciones a las RCA del proyecto, 8 de ellas graves y 9 leves.

Dentro de ellas, una de las más graves fue el inicio de operaciones de Caserones, pues violó la prohibición expresa establecida en su RCA, que obligaba a validar previamente los estudios, diseños y sistemas destinados a controlar las infiltraciones de los depósitos de lixiviación, lastre y otras instalaciones susceptibles de contaminar las aguas subterráneas de la zona.

La sanciones aplicadas por la SMA incluyen medidas de control, consistentes en monitoreos semanales, además de  la presentación –por parte de la empresa– de un cronograma para el cumplimiento de las condiciones exigidas por la Dirección General de Aguas (DGA) para la validación completa de los estudios exigidos.

“Aprovecho de reiterar una vez más mi llamado a los titulares de proyectos. Nuestro país necesita de sus iniciativas e inversiones para crecer y desarrollarse, pero deben ser muy rigurosos en el cumplimiento de sus obligaciones ambientales”, indicó el Superintendente, Cristián Franz, al referirse a esta sanción.

El titular de la SMA añadió que “la Superintendencia está empeñada en elevar el bajo nivel de cumplimiento de la normativa ambiental que hoy por hoy exhibe nuestro país y por eso la fiscalización está aumentando considerablemente; pero para lograr que el cumplimiento ambiental aumente y nos encaminemos verdaderamente hacia un desarrollo sustentable, al que aspiramos como nación, necesitamos del compromiso y la acción responsable de todos”.