El 30 de octubre, un gran día para los fanáticos de la ciencia ficción. El 30 de octubre del año 1938, en Estados Unidos, alrededor de las 20 hrs, el Estudio Uno de la Columbia Broadcasting en Nueva York transmitió un programa de radio teatro basado en la obra literaria de Herbert George Wells “La Guerra de los Mundos”. La obra literaria del escritor, novelista, historiador y filósofo británico se enclaustra en el género de Ciencia Ficción, y relata la supuesta invasión de alienígenas a la tierra.

WOTW-NYT-headlineLa transmisión de este radio teatro basado en el libro de Wells, provocó gran conmoción en la sociedad norteamericana, el relato fue hecho en forma de noticiario por el novel locutor de 23 años Orson Welles, y causo gran pánico entre los aproximadamente 12 millones de oyentes. Algunos de los radioescuchas decidieron salir despavoridos de sus casas y generando un gran atochamiento en las calles, colapsaron comisarias, y saturaron las líneas telefónicas. La Psicosis del radioteatro fue tan potente que generó que la gente reportara haber visto los platillos voladores aterrizando.

Podemos ver la potencia de los mass-media (medios de comunicación) y la capacidad de crear realidad de los mismos. La radio en 1938 tenía el mismo peso e impacto que hoy tienen la televisión e internet. Pero hoy la potencia de los mass-media ha llevado a crear una nueva categoría, categoría que es una mezcla entre realidad y fantasía, hablo de la hiperrealidad. La hiperrealidad abarca lugares que existen sólo en los mass-media, no quiere decir que estos lugares sean falsos, sino que son lejanos a nuestra realidad, por ende son de la categoría de la fantasía. La pregunta es: ¿En qué momento lo relatado se toca con la realidad del fútbol chileno?

La respuesta es simple, lo noticiarios, programas deportivos, radios, blogs y web-sites entre otros, sólo hablan de Colo-Colo, Universidad de Chile y de Universidad Católica. Los medios de comunicación abordan poco y nada la realidad de los clubes de provincia. Falta de democracia en los contenidos, exceso de centralismo o quizás exigencia de los avisadores que sostienen monetariamente a los programas, la realidad es que en materia de fútbol sólo existen los equipos anteriormente mencionados y los equipos de chilenos en el extranjero (Arsenal, Barcelona, Juventus, Inter entre otros). Al igual que la guerra de los mundos, los mass- media nos invaden (literalmente) con lo que más vende, o sea con los equipos más populares.

Por esto cada vez que veo que las proezas de equipos como Huachipato y Wanderers son tocadas en escasos 3 minutos logro empatizar con el hincha “acerero” o el hincha “caturro”, porque así mismo la prensa habla de Caimanes, Cajón del Maipo o la represión en la Araucanía. Los técnicos de estos equipos, en mi parecer, son los mejores adiestradores chilenos de nuestro campeonato. Algunos pueden criticar lo desatado y suicida del planteamiento de La Usina, pero sé que la hinchada agradece, la pasión y agresividad con que su equipo corre tras el balón. En relación al equipo de Emiliano Astorga, quizás se le considere muy defensivo, pero no hay que olvidar el ojo del técnico para elegir jugadores. Recordemos que jugadores como Roberto Gutiérrez, Marco Medel, Matías Mier entre otros -desechados por mal rendimiento – explotan sus mejores características de la mano de un técnico que quizás no tiene el palmarés de otros técnicos y tampoco el presupuesto de un equipo grande. Otro club que también es olvidado es O’Higgins de Rancagua, necesario es reconocer la calidad y nivel de su presidente, la calidad de sus instalaciones y la capacidad de tener una línea futbolística determinada (Sampaoli, Berizzo, Sava y Sánchez). No puede ser que sólo se hable de la Universidad de Concepción cuando juegue con Colo-Colo, siendo que es un equipo que ha logrado mantenerse en primera por muchos años.

Women_football_youth_olympic_games_1

Selecciones femeninas de fútbol de Chile y Trinidad y Tobago en los Juegos Olímpicos de la Juventud, Sigapur 2010. CC.

Para los equipos de provincia no todo es positivo, quizás los más comprometidos son dos equipos del norte, Cobreloa ha perdido la memoria y la brújula futbolística, problemas de cancha, dirigentes y técnicos tienen a un club histórico en serios aprietos. Otra realidad es la de Cobresal que lo ha hecho mejor en el torneo nacional y finalmente el cuadro de Deportes Iquique ha conseguido afianzar su juego, el CDI ha logrado levantar cabeza, al igual que lo hicieron sus habitantes después del terremoto que lo sacudió el 1 de abril del año pasado. El gobierno ha comprometido ayuda para Iquique, pero sus habitantes han debido levantarse solos, otra señal del centralismo de nuestro país.

En resumen Santiago no es Chile, Colo-Colo y Universidad Católica no corren solos por el campeonato, dediquemos tiempo en pensar en aquellos que son considerados pequeños, pero no por esto sus sueños son ilegítimos. Aclaro que los medios de comunicación funcionan como creadores y administradores de la verdad que deviene en realidad, pero es menester de nosotros como actores no recibir de buenas a primeras la información. Y, finalmente, en torno a los equipos olvidados por los medios de comunicación, los emplazo a ganarlo todo, a golear a los grandes y definitivamente tomarse la cárcel de la Bastilla.