Bandera - Foto de Victor Alegria

Fotografía de Víctor Alegría Díaz – www.flickr.com/photos/victoralegriadiaz

 

Frente al palacio de La Moneda, aún flamea el paño tricolor de 18 x 27 metros que el 17 de septiembre de 2010, durante la gestión de Sebastián Piñera, fue instalado a propósito del cumplimiento del Bicentenario. Ahora, lejos de los festejos -mucho más grotescos que los del Centenario-, queda el recuerdo de la frase acuñada por el Ex Presidente “Esta es la Bandera de un Chile unido y de un Chile reconciliado”. Junto a este pronunciamiento, la cristalización de una inequívoca señal que proporcionaba la presencia en el acto, de los ex presidentes de la ex concertación, hoy “Nueva Mayoría” -Vieja Minoría- Patricio Aylwin, Eduardo Frei, Ricardo Lagos y Michelle Bachelet: La derecha distanciada del conservadurismo UDI y la “centro izquierda” distanciada de la centro izquierda, tienen más en común de lo que quisiéramos admitir.

Ni tan unido, ni tan reconciliado, estaba ese Chile de las fotos para la prensa y quedaría muy claro con el incremento de los movimientos sociales que en el 2011 se tomaran las calles, los edificios emblemáticos de diversas instituciones y la agenda pública. Tanto así, que el imaginario de las celebraciones patrióticas del Bicentenario quedó sepultado en el 2013 tras el emerger inusitado del sentir colectivo, que a propósito de la conmemoración de los 40 años del golpe de Estado, desató una serie de ejercicios de memoria y de revisión del pasado reciente. El bombardeo de imágenes, pero también de recuerdos, miedos, dolores, angustias y cuestionamientos alrededor de una herida sin sanar, mostraron que debajo de la costra aún hay pus.

Pero no se trataba solo de una cuestión de mostrar imágenes de lo que pasó, sino de relacionarlas con lo inacabado en el presente. La investigación de la extraña muerte del ex Presidente Frei Montalva, la revelación que hace la ex Directora del Instituto de Salud Pública, Ingrid Heitmann, de la existencia de un cargamento de armas químicas masivas, en dictadura (toxinas butolímicas para eliminar a miles de personas) del cual se deshicieron en democracia, sin proceso judicial de ningún tipo; el tardío traslado de los presos de elite desde el lujoso penal Cordillera a Punta Peuco, el homenaje a Pinochet en el Teatro Caupolicán, la investigación acerca del asesinato a Víctor Jara, la viralización de la nómina de los médicos de la tortura, libres de todo proceso. Y sobre todo, la persistencia de una constitución antidemocrática, ratificada en sus mínimas modificaciones, por los mismos ex mandatarios de la foto. La impunidad y la intensificación del modelo, se mostraron con claridad, como los agentes infecciosos de la herida supurante.

En el trayecto cotidiano de la ciudadanía de a pie, también se pudo observar algo que ya no se veía en democracia y que nos recordó -aunque fuera de refilón- las violencias del estado de sitio pasado. El palacio de la Moneda rodeado de vallas papales, las calles aledañas con notorios contingentes policiales. La casa de gobierno se volvía inaccesible y transitar por las calles del centro cívico, una experiencia oscura, llena de reminiscencias. Todo tenía su correlato en la excesiva aplicación de violencia en las manifestaciones sociales: Abusos sexuales a colegialas por parte de carabineros, raptos a escolares, infiltraciones en las marchas, montajes, torturas al interior de los carros de detención, la aplicación de gases al interior de edificios, la implementación de balines a mansalva, la muerte de un joven por balazo policial (Tal como detalla el informe 2012 del INDH). Por otro lado, la visualidad televisada de las narrativas ministeriales de Hinzpeter y Chadwick para criminalizar la protesta social, bajo las figuras del terrorismo y la amenaza interna. Definitivamente, la herida no había sanado y aún no tiene cómo.

Ni tan unido, ni tan reconciliado este Chile de los aumentos de “un par de lucas” al sueldo mínimo y “un par de palos” a las dietas parlamentarias; del Transantiago que cobra mensual, poco más de un quinto del sueldo mínimo; este Chile con la mitad de gente trabajando por menos de 300.000 pesos líquidos, mientras estallan los casos de colusión de precios de las farmacias, colusión de los pollos o la estafa de La Polar.

Para fines del 2013, un gran momento auspiciaba a esa vieja minoría que había perdido su sitial de dos décadas, tras los experimentos fallidos y los escándalos de corrupción como el bullado caso MOP-GATE, abriendo el camino a una derecha poco creíble, pero alternativa al fin y al cabo: Piñera se había farreado la oportunidad. La estela de exabruptos que colapsaron las redes sociales virtuales a punta de Memes, fue la cara más risible de un gobierno que con escasa habilidad comunicacional y mucha claridad empresarial, por debajo lograba imponer sus estrategias de criminalización de las poblaciones pobres y especialmente de activistas, al costo de dejar la cancha en una extraña tábula rasa para el duopolio político, dónde la única figura que permaneció blindada y en el Olimpo de la ONU, Michelle Bachelet, ya preparaba su estrategia. El As bajo la manga: La entrada del P.C.

Era de esperarse que tras su salida -opacada por su ineficiente desempeño en la emergencia del terremoto-, la, en ese entonces, Directora ejecutiva de ONU Mujeres, junto a los alicaídos de su sector, organizaran un plan finamente elaborado para retomar el poder. Este debía cubrir varios flancos: en el financiamiento, tal como ya lo sabemos, la famosa cena en un yate de lujo con empresarios estadounidenses, organizada por el entonces Subsecretario del PNUD y actual Canciller Heraldo Muñoz, socavando nuestra soberanía e incurriendo en un acto lo suficientemente reprochable como para permanecer oculto; en términos comunicacionales, su aparición en una filmación de Steven Spielberg -en el contexto de su film acerca de Lincoln- mostrando su mejor faceta de estadista progre y sus primeras señales de vida luego de restarse completamente al quehacer político nacional; en el reencause de su posicionamiento estratégico-político visible -tras la traición al movimiento de los pingüinos del 2006 y su implementación de la ley antiterrorista al pueblo mapuche-, la elaboración de un programa presidencial que toma las demandas de los movimientos sociales vigentes para hacerlos propios; y, la gran jugada legitimadora frente al grueso electorado perdido, la construcción discursiva de una nueva alianza política que acercara a la vieja Concertación de Partidos por la Democracia a los desplazados, incorporando en sus filas al Partido Comunista. Limpieza de nombre y desmarque del pasado.

Difícil reprocharle a ese escuálido cuerpo unísono que es el actual P.C. -sin Gladys Marín-, la sordera frente a las conminaciones de la diversa y fragmentada izquierda y sus intelectuales, que anunciaban los efectos de ese pacto, hoy claramente visibles, a tan solo un año de gobierno. Y es que, si sus argumentos doctrinarios son insuficientes, siempre podemos condolernos de su historia de proscritos y solidarizar con sus obedientes militantes que pululan en las bases con tanta tesón. Así y todo, lo que era obvio les cobra gran rechazo en las organizaciones sociales y políticas: Sin contar el repudio al oscuro manejo de ARCIS, su estrategia de partido -de su cúpula- que quería conocer el parlamento por dentro y las oficinas de la ANI, junto con legitimar el enroque de la vieja minoría, contribuyó a aplacar la movilización social, mientras se quedan impotentes viendo el desenlace triste de las reformas que no reforman o que acicalan sin tocar nada de fondo, pactadas directamente con los grupos económicos y la manipulación de la que son sujetos al interior de una coalición donde tienen menos peso que un “paquete de cabritas”.

Pero todo esto es parte de lo esperable en un país de conformistas. Bien sabemos que los escándalos son olvidados con el tiempo y que el electorado no duda en dar su voto a alguien como Sebastián Piñera, que se enriqueció con la compra inescrupulosa -tal como ocurre con el Banco de Talca a la CORFO en 1975- en dictadura, de las empresas rematadas del Estado de las nacionalizaciones de recursos y empresas de la Unidad Popular, una vez desmantelado. Del mismo modo que no dudan en dar su voto a Evelyn Matthei, olvidando el escándalo que causó el caso de espionaje telefónico que protagonizara en 1992. Y la ciudadanía, acostumbrada a los discursos de superioridad nacionalista por sobre la región, siempre viendo a Chile como un país de muy baja corrupción y una institucionalidad sólida, cuando Alberto Mayol aparece con su “derrumbe del modelo” cuestionando la legitimidad y solidez de la institucionalidad chilena actual y anunciando su crisis, reaccionó aturdida, como si les tirasen un balde de agua fría en la cara.

Entonces estalla el caso “Cascadas” por su impacto en el mundo de las AFP, instalando las primeras dudas sobre Piñera. Luego, viene el estallido del caso PENTA, destapando un pozo sin fondo de turbiedades que ha desparramado su lodo sin dejar títere con cabeza en la UDI y de pronto, como en una espectacular secuencia de caída de dominó, salta la arista Soquimich, descubriéndose los vínculos entre ambos casos y salpicando de confusión y razonable duda a toda la -mal denominada- “clase política”. Sobre la marcha, la noticia del tráfico de influencias de Dávalos y su esposa, en lo que se ha denominado el caso Caval o NueraGate. Ahora parece que todo en la política de los consensos y las coaliciones es algo Gate y que la corrupción moja desde el ex yerno de Pinochet hasta el mismísimo hijo de la Presidenta.

Un día cualquiera de este verano largo y caluroso, una va caminando por la Alameda pensando en estas cosas y se topa de nuevo con esa bandera enorme flameando en lo alto y de pronto algo parece que está mal, pero rápidamente adquiere todo el sentido del mundo. La bandera está sucia. Parece que no la hubiesen lavado nunca desde su puesta en escena. Digo, realmente sucia. Sin duda la instalación de esa monstruosa exhibición fálica, -tan compensatoria como el gesto de sentarse en el escritorio de Obama o la exhibición compulsiva del papelito de los 33 mineros-, daba cuenta de un intento por demostrar que, así como la imagen de la bandera rescatada del terremoto del 2010 -ridiculamente nominado 27-F, a la usanza yanqui- representaba la destrucción de una etapa (la Concerta) y su fracaso, tal paño podría representar la era de la eficiencia del gobierno de “los mejores”.