pixels spa_fraude_minsalRetrasos en las obras, reclamos de trabajadores y proveedores y hasta deudas con las comunidad fueron los hechos que llevaron al Ministerio de Salud (Minsal) a terminar de manera anticipada los contratos con Pixels Spa por “incumplimiento en la ejecución de obras de cuatro establecimientos de salud”, dos hospitales, en Putaendo y Futeleufú, y dos centros de salud familiares, en Santa Sabina y Colbún.

Pero esos problemas fueron sólo la punta del iceberg, porque una vez terminados los contratos los respectivos servicios de salud decidieron cobrar las boletas de garantía presentadas por la empresa por las obras, encontrándose con que la mayoría de esos documentos eran falsos.

Según denunció la subsecretaria de Redes Asistenciales, Angélica Verdugo, las boletas falsas suman un total de $7 mil 600 millones que los servicios no pueden cobrar: $4 mil 400 millones en Putaendo, $2 mil 500 millones en Futeleufú, $400 millones en Santa Sabina y $300 millones en Colbún.

“Como gobierno lamentamos profundamente lo que está ocurriendo -esto fue adjudicado en el gobierno anterior- porque han demostrrado que las condiciones para ejecutar los proyectos, no estaban”, aseguró la subsecretaria. “Esto es un proceso fraudulento, desde todos los puntos de vista”, sentenció.

“Sobre Futaleufú, descubrimos que de nueve boletas, sólo dos son efectivas y el resto falsas”, indicó Verdugo. En el caso de los Cesfam Santa Sabina y el de Colbún, todas eran falsas.

Por licitación pública

Pixels Spa se adjudicó la construcción de los cuatro mencionados recintos a través de licitaciones públicas que se realizaron durante el gobierno de Sebastián Piñera, entre 2012 y 2013, por un monto superior a los $28 mil millones. Según Verdugo en esas licitaciones “se premiaba el precio y no había una buena capacidad técnica y financiera”.

Pero el ex subsecretario de redes asistenciales de dicho gobierno, doctor Luis Castillo, explicó a Canal 13 que “el Minsal central no contrata empresas. Estas son licitaciones públicas, que se realizan desde los respectivos Servicios de Salud y los contratos pasan por toma de razón de Contraloría”.

angelica_verdugo“Si hay incumplimiento por un tema laboral, lo que deben hacer es abortar el contrato por adelantado. Eso está en las bases de licitación y de contrato”, añadió, asegurando al ser consultado por las responsabilidades del caso que él “no manejaba las licitaciones en regiones”.

Ya se cursaron sumarios internos en los servicios de salud afectados para determinar por qué las boletas falsas no fueron detectadas. En lo judicial, la subsecretaria Verdugo afirmó que se debe “llegar hasta las últimas consecuencias, porque aquí hay una pérdida fiscal y un afán claro de defraudar al fisco“.

La versión de la empresa

La empresa, en tanto, realizó sus descargos a través de El Mercurio. Víctor Gómez, socio y gerente general de Pixels Spa, aseguró que “fuimos estafados” por un “gestor de inversiones que nos traía inversionistas (…), veía la relación con los bancos y el tema de las boletas”. Agregó que habría sido la empresa la que puso al tanto al Minsal.

Las obras de los cuatro recintos se encuentran paralizadas, a la espera de la liquidación definitiva de los contratos y la licitación de la continuidad de las construcciones, trámites que deberían tomar según las autoridades entre cuatro y seis meses.