Lanzamiento-Chilenos-neoliberalismoEn un auditorio repleto de estudiantes, en el que figuraban también autoridades académicas, dirigentes estudiantiles y el diputado Gabriel Boric, fue presentado este miércoles el libro “Los chilenos bajo el neoliberalismo. Clases y conflicto social” de Carlos Ruiz y Giorgio Boccardo, coeditado por Fundación Nodo XXI y Ediciones El Desconcierto.

El libro, que entró en su primera reimpresión en marzo, fue comentado por el Premio Nacional de Ciencias Sociales 2007 Manuel Antonio Garretón y el sociólogo y columnista Eugenio Tironi, con cuyos trabajos sobre estructura social de los años ’80 (que resultaron claves para las decisiones políticas tomadas por la Concertación) el libro de Ruiz y Boccardo plantea un diálogo crítico.

Tironi abrió los fuegos asegurando que “los autores retoman una tradición sociológica olvidada, que es la que se pregunta por la centralidad del trabajo” y saludó que el libro describiera cómo “las fronteras entre los grupos sociales con que los sociólogos los interpretábamos tienden a diluirse”. Respecto de las características desarticuladoras del neoliberalismo, Tironi reconoció que “en los ’80 pensábamos que estos rasgos iban a ser pasajeros, pero nos equivocamos, Ruiz y Boccardo demuestran que han sido poderosos y duraderos”.

Garretón, en tanto, sostuvo que “estamos ante un libro que retoma las preguntas estructurales y los autores plantean temas que habían sido dejados de lado, en ese sentido es un libro fundamental”. El trabajo, según el académico, da cuenta de que “estamos en una sociedad que, como sociedad, sólo reproduce una forma de dominación cuyo motor es un empresariado no productivo, especulador y concentrado”.

“Desde un enfoque de clases (este libro) demuestra que no hay clase media, sólo hay clase dominante”, una que se ampara “en un Estado que no se retira, sino que es el promotor de la desarticulación e indefensión de los individuos ante el mercado”.

El sociólogo añadió que el libro “desde un enfoque de clases demuestra que no hay clase media, sólo hay clase dominante”, una que se ampara “en un Estado que no se retira, sino que es el promotor de la desarticulación e indefensión de los individuos ante el mercado”. Para Garretón, de las constataciones del trabajo de Ruiz y Boccardo se desprenden preocupantes conclusiones para la política, porque “no hay ni experiencia común ni comunalidad de intereses, la gente comparte las mismas incertidumbres, pero nada más. Sucede que, con la refundación neoliberal, el país como comunidad ético-histórica desapareció”.

El coautor del libro, Carlos Ruiz, indicó que la intención de la investigación fue “aproximarnos a este nuevo panorama social para interrogar una institucionalidad que no fue concebida para la integración. El pacto de la transición se hizo para profitar de la desarticulación heredada de la dictadura”. El presidente de Nodo XXI también destacó que dicha desarticulación social tiene como contracara que “nunca antes hubo un empresariado articulado como clase sin contrapeso, independiente del Estado”.

Los Chilenos bajo el neoliberalismo altaSegún Ruiz, dicho empresariado se configuró al alero de “dos olas de privatizaciones, la primera la impuesta por la dictadura, y la segunda por la Concertación, que fundó un capitalismo de servicio público, con más Estado, pero al servicio del mercado. Por eso, agregó el autor, es que el “el conflicto central de este país no es Estado versus mercado, sino mercado versus democracia”.

Abierta la polémica sobre las implicancias y condiciones de posibilidad del neoliberalismo en Chile, Garretón coincidió con Ruiz en cuanto a que “no se puede pensar al subsistencia del modelo neoliberal si no hablamos en términos de una institucionalidad generada para ello”, añadiendo que “el empresariado por primera vez es motor del desarrollo. Es claramente la clase dominante que subordina al Estado a su visión e intereses”.